Un grupo de investigadores y becarios mendocinos ha logrado establecer que tomar mate reduce los porcentajes de colesterol y triglicéridos y avanzan en los estudios para confirmar la hipótesis de que ayuda a disminuir la obesidad y aumenta la protección contra el cáncer de próstata.

Te puede interesar: Fue atrapada la mujer más buscada del país por matar a un niño en un rito satánico

Como casi nada que valga la pena, los resultados obtenidos no surgieron de forma espontánea y, mucho menos, por casualidad. Es el fruto de 8 años de trabajo continuo de un equipo, compuesto por profesores y becarios y que han ido cambiando en algunos casos, pero que siempre mantuvo el objetivo de avanzar hasta lograr los objetivos.

El bioquímico Rafael Pérez Elizalde, que da clases en la Facultad de farmacia y Bioquímica de la Universidad Maza, es uno de los responsables y que ha estado desde que se conformó el equipo. Él es quien repasa la historia.

“Comenzó hace 8 años casi de forma casual, porque nuestra línea de investigación era tratar de establecer la influencia del mate en la obesidad y el cáncer de próstata. Pero en una jornada de investigación en la Universidad Maza, algunos valores nos llamaron la atención. Aquellos pacientes obesos que consumían mate tenían ás bajo el nivel de colesterol que el resto. Eso fue en 2011”, recuerda.

Hasta ese momento a nadie se le había ocurrido estudiar si el mate tenía algún beneficio para la salud. “A pesar de ser una bebida tan nuestra, nunca había sido estudiada”, dice Elizalde.

Fue por eso que, entonces, “hicimos un trabajo intervencional, con 360 voluntarios. Suplementamos sus dietas diarias con mate durante tres meses y pudimos demostrar que el consumo habitual de mate bajaba entre un 10 y un 15 % los valores de colesterol y triglicéridos”.

Te puede interesar: Una docente ahorcó a su hijo de 14 años y después se mató

El trabajo de investigación y sus resultados fue publicado en una publicación internacional, la revista española Nutrición Hospitalaria, en 2015. “Fue un hito muy importante que una revista extranjera publicara esto, pensando en que es importante hacer conocer las propiedad del mate a todo el mundo, cuyo consumo está tan circunscripto a Argentina, Uruguay, el sur Brasil y un sector de Paraguay”, sostiene el bioquímico.

Y continúan

Pero la investigación no terminó allí, continúa aún, intentando establecer otras propiedades de la yerba mate.

“Estamos trabajando una nueva línea de investigación, que está relacionada con los hábitos alimentarios de los alumnos en la universidad”, cuenta Elizalde.

Los investigadores que hay una tendencia marcada al aumento del peso en los jóvenes que comienzan la vida universitaria, independientemente de lo que estudien. “Dejan de hacer actividad física, se transforman en sedentarios y comienzan a ganar peso”, dice el profesor, y agrega que hay una hipótesis, que es la que intentan comprobar, que “el mate produce un efecto beneficioso, protector, a esa tendencia”.

El equipo ha variado en su composición durante estos 8 años. Siempre han sido entre 10 y 12 personas y siempre han sido en su mayoría becarios. Además cuenta con el apoyo del Instituto Nacional de la Yerba Mate, que promueve la investigación del producto relacionado con su beneficio en la salud de quien lo consume.

“Hoy somos el único grupo que trabaja en seres humanos. La mayoría trabaja en líneas celulares o líneas animales. Nosotros trabajamos con el mate como un factor externo que introducimos en la dieta”, indica el jefe del equipo.

Hasta en Siria

Si bien el consumo de yerba mate estaba concentrado en Argentina, Uruguay, Brasil y Paraguay, en la última década ha comenzado a crecer. “En Chile ha crecido muchísimo y también se está consumiendo en Estados Unidos, Francia y Siria”, cuenta Elizalde.

Hay una particularidad en Siria, en donde hay una población que ha comenzado a consumir gran cantidad de yerba mate: “Comparten el agua, pero no el mate. Cada uno usa el suyo”, explica el bioquímico.

Te puede interesar:  Desde la cárcel, Nahir Galarza publicó polémicas fotos en su Facebook

En cambio el cultivo de la yerba mate sigue y seguirá circunscripto a Misiones, parte de Corrientes, sur de Brasil y un sector de Paraguay. “La planta necesita esa tierra colorada y no hay otro lugar en el mundo que la tenga”, indica el experto.

El mate

Hay un texto magnífico, escrito ya hace más de 14 años por Hernán Casciari, que describe la importancia del mate para el argentino. En algunos de sus párrafos dice:

"El mate no es una bebida. Bueno, sí. Es un líquido y entra por la boca. Pero no es una bebida. En este país nadie toma mate porque tenga sed. Es más bien una costumbre, como rascarse.

El mate es exactamente lo contrario que la televisión: te hace conversar si
estás con alguien, y te hace pensar cuando estás solo. Cuando llega alguien a tu casa la primera frase es 'hola' y la segunda '¿unos mates?'.

Esto pasa en todas las casas. En la de los ricos y en la de los pobres. Pasa entre mujeres charlatanas y chismosas, y pasa entre hombres serios o inmaduros. Pasa entre los viejos de un geriátrico y entre los adolescentes mientras estudian o se drogan.

Es lo único que comparten los padres y los hijos sin discutir ni echarse en cara. Peronistas y radicales ceban mate sin preguntar. En verano y en invierno. Es lo único en lo que nos parecemos las víctimas y los verdugos; los buenos y los malos.

Cuando tenés un hijo, le empezás a dar mate cuando te pide. Se lo das tibiecito, con mucha azúcar, y se sienten grandes. Sentís un orgullo enorme cuando un esquenuncito de tu sangre empieza a chupar mate. Se te sale el corazón del cuerpo.

Después ellos, con los años, elegirán si tomarlo amargo, dulce, muy caliente, tereré, con cáscara de naranja, con yuyos, con un chorrito de limón.

"Cuando conocés a alguien por primera vez, te tomás unos mates. La gente pregunta, cuando no hay confianza: '¿Dulce o amargo?'. El otro responde: 'Como tomes vos'.

Los teclados de Argentina tienen las letras llenas de yerba.

La yerba es lo único que hay siempre, en todas las casas. Siempre. Con inflación, con hambre, con militares, con democracia, con cualquiera de nuestras pestes y maldiciones eternas. Y si un día no hay yerba, un vecino tiene y te da. La yerba no se le niega a nadie.

Éste es el único país del mundo en donde la decisión de dejar de ser un chico y empezar a ser un hombre ocurre un día en particular. Nada de pantalones largos, circuncisión, universidad o vivir lejos de los padres.

Acá empezamos a ser grandes el día que tenemos la necesidad de tomar por primera vez unos mates, solos. No es casualidad. No es porque sí. El día que un chico pone la pava al fuego y toma su primer mate sin que haya nadie en casa, en ese minuto, es que ha descubierto que tiene alma. O está muerto de miedo, o está muerto de amor, o algo: pero no es un día cualquiera.

Ninguno de nosotros nos acordamos del día en que tomamos por primera vez un mate solo. Pero debe haber sido un día importante para cada uno. Por dentro debió haber revoluciones".

Temas relacionados: