Diario Uno > Sociedad > Fiestas

Fiestas y boliches: buscan habilitarlas antes de fin de año

Desde el sector de diversión nocturna piden que se los habiliten bajo protocolos y señalan la peligrosidad que implican las fiestas clandestinas

"Suponer que después de 8 meses los jóvenes se acuestan a la 1 es mentirse", aseguró Rodolfo Martínez, vocero de la Cámara de la Industria del Entretenimiento Argentino de Cuyo (Idear), desde donde impulsan que los boliches y fiestas vuelvan a estar habilitadas bajo un protocolo especial antes de fin de año.

Tras un largo período en el que debieron cerrar sus puertas y ante la cercanía de las fiestas de Navidad y Año Nuevo, desde el sector de entretenimiento nocturno ven con gran preocupación los eventos clandestinos que albergan a cientos de jóvenes y que son noticias todos los fines de semana.

Te puede interesar...

"Vemos que estos lugares son un caldo de cultivo para una tragedia", señaló Martínez recordando que Argentina tiene antecedentes "gravísimos" y que la ley de Diversión Nocturna surgió luego de que el país sufriera la muerte de 194 personas en el boliche porteño República Cromañón.

Sobre este punto, el empresario detalló: "En un boliche hay un responsable, inspecciones, cámaras de seguridad y personal capacitado. También hay baños y condiciones que debemos cumplir. Pero en estas fiestas clandestinas no hay nadie que se haga cargo. Los chicos se van a zonas alejadas, manejando por huellas, hacen pis en cualquier lado y si llega la policía se arman unas estampidas que pueden terminar en cualquier cosa".

El vocero de Idear hace hincapié en este punto porque considera que "se está dilapidando" todo el trabajo sanitario que se ha realizado para contener la pandemia del coronavirus en Mendoza.

Sin embargo, remarcó que "suponer que después de casi 9 meses los jóvenes se acuestan a la 1 es mentirse". Esta idea es lo que llevó a los empresarios del sector a presentar un protocolo para que los boliches y fiestas sean habilitadas en Mendoza. La propuesta es establecer un sistema de "corralito" o "burbuja" que sea compartido por diferentes grupos de amigos.

"Hemos mantenido dos reuniones ya con funcionarios del Gobierno y esperamos tener una respuesta en los próximos días", expresó Martínez y agregó que se trata de un diseño superador que se va a aplicar en algunas localidades de la costa argentina durante este verano 2021.

"Hablamos de un show controlado en el que se tome la temperatura antes de ingresar y donde los lugares, sean abiertos o cerrados, estén delimitados. No habría taquilla sino que se manejaría con un sistema de reservas para evitar las filas y aglomeraciones. Es como se está trabajando en los restoranes: uno llega y se ubica", precisó.

Pero el plan propuesto se completa con varios otros puntos: "Pensamos en grupos de seis o diez personas, sin una pista general ni barra de tragos. Se trabajaría como en una vip. Cada grupo va a tener su espacio para sentarse o bailar y los mozos le llevarían las bebidas hasta el lugar".

Con respecto a los lugares comunes, como los baños, Martínez explicó que se ha planificado otorgar una serie limitada de tarjetas de acceso que permitirían circular por el lugar a un pequeño número de personas a la vez. "Creemos que es mejor que la diversión nocturna se de en espacios controlados y seguros. De esta forma se puede limitar la enorme oferta clandestina que ya hay para Navidad y Año Nuevo, está a la vuelta de la esquina".

De hecho, las fiestas se promocionan en las redes sociales a la vista de todos, y más precisamente de los jóvenes. Incluso, algunos organizan eventos donde sólo dan a conocer el lugar de encuentro a última hora, en la madrugada, para evitar la visita de los inspectores de Diversión Nocturna.