Debate

Eutanasia: María, la mujer que decidió la fecha de su muerte

La mujer tenía 68 años cuando falleció la semana pasada. Salvó a cuatro personas. Cómo fueron sus últimos días

Por UNO

María tenía 68 años cuando murió. No fue de causas naturales. Tampoco un accidente. Ella misma decidió la fecha de su muerte. Fue por eutanasia, la misma que hoy se encuentra en debate en Argentina luego de un proyecto presentado en la Nación por legisladores nacionales de la UCR, entre ellos varios mendocinos.

Pero esta historia no ocurre en Argentina, sino en España. La vida de María llegó a su fin la semana pasada en Valencia. La mujer falleció rodeada de su familia. Su muerte la salvó de un sufrimiento que podía durar años. También ayudó a cuatro personas que recibieron sus órganos.

En España la eutanasia es legal pero no fácil de obtener. María pudo acceder a ella pero antes intentó suicidarse.

Los mismos médicos le advirtieron que era difícil que le autorizaran la eutanasia pero su familia la apoyó.

Maria, historia de eutanasia.jpg

La eutanasia de María

María había sufrido varias caídas y tenía problemas en el habla cuando fue al hospital clínico de Valencia. Era finales del 2020. Los médicos atribuyeron sus problemas de salud a la inactividad producto de la cuarentena en pandemia, pero sus síntomas se agravaron: pocos meses después, María necesitaba una silla de ruedas para moverse y tuvo serios problemas en el habla.

"Poco a poco voy perdiendo el control de todo, de hablar, de escribir, de las piernas, todo. Supongo que llegará un momento en el que no podré hablar, ni escribir nada y seré dependiente total", explicó María semanas antes de su destino final.

María vivía con su marido, José, y con dos cuidadoras. Antes de morir ya no podía ir al baño sola, ni hacerse la comida. Incluso le costaba comer. Para todo necesitaba ayuda.

En septiembre de este año finalmente le diagnosticaron una atrofia multisistémica, una enfermedad neurodegenerativa sin cura. Ese mismo día, ella y su hija pidieron la eutanasia.

Eutanasia, historia.jpg

No fue tan fácil

El médico le advirtió que no era tan fácil, pero ellas le reclamaron que había una ley. Un mes después, María intentó suicidarse.

"Pensé que era más rápido así. Acabo ahora que puedo escribir un poco, valerme por mí misma un poco", señalaba María en su carta de despedida. Sin embargo su marido la encontró con vida y la llevó al hospital.

Alli, varios médicos que conocían su caso se contactaron con la hija para ayudar a cumplir la voluntad de su madre. Le recomendaron que iniciara el trámite formal de eutanasia que requería la evaluacion de una psiquiatra.

Una vez que se analiza y se aprueba, el paciente debe elegir si morir en casa o en un hospital. Como María era donante de órganos, fue en un hospital, sin otros pacientes cerca y con la intimidad de su familia.

El último día de María

La mujer estuvo rodeada de toda su familia. Les prohibió a cada uno de ellos llorar delante suyo. Solamente su nieto estaba autorizado a hacerlo. Su marido también pidió poder hacerlo mientras no le soltaba la mano.

Eutanasia.jpg

"El trasplante puede ayudar a otras personas que lo necesiten" fue una de las últimas frases de María, quien semanas antes, al ser preguntada qué suponía para ella cumplir su voluntad, había respondido: "Una liberación".

"Nos dijeron que mi madre ha salvado la vida a cuatro personas", cuenta su hija Noelia. María murió en paz.

La eutanasia en Argentina

A fines de noviembre, el radicalismo presentó un proyecto de eutanasia activa en Argentina, tanto en Diputados como en el Senado del Congreso Nacional. Los autores fueron Julio Cobos, Alfredo Cornejo, Pamela Verasay, Jimena Latorre y Alejandro Cacace.

En los fundamentos del proyecto se plantea una regulación que respete "la autonomía y voluntad de poner fin a la vida de quien está en una situación de padecimiento grave, crónico e imposibilitante o de enfermedad grave e incurable, padeciendo un sufrimiento insoportable que no puede ser aliviado en condiciones que considere aceptables".

En Argentina, la "muerte digna" o eutanasia pasiva es permitida en ciertos casos y está regulada por la Ley N° 26.529. Según la norma, el paciente puede tomar decisiones anticipadas y disponer directivas por escrito sobre su salud, pudiendo consentir o rechazar determinados tratamientos médicos y decisiones relativas a su salud. Este proyecto pretende ampliar la regulación también a la eutanasia activa.

Se espera que el proyecto se debata durante el 2023.

Temas relacionados: