El Gobierno nacional propuso en el Consejo Federal de Educación que no haya alumnos repetidores este año, igual que en el 2020, debido a la continuidad de la pandemia y a las dificultades que presenta la educación virtual.

El planteo tuvo lugar el último martes y causó malestar en varias autoridades provinciales que fueron tomados por sorpresa y que están en desacuerdo con la medida.

Fue la secretaria de Educación, Marisa Díaz, la responsable de llevar la propuesta al Consejo Federal de Educación y que no se tomen las evaluaciones obligatorias para acreditar saberes. Lo mismo se realizó en el 2020.

“Estamos poniendo el foco en la repitencia. ¿Qué estamos planteando nosotros en la excepcionalidad de la pandemia? No hay promoción automática. Los aprendizajes que quedaron pendientes hay que reorganizarlos con la propuesta de este año. Intensificar los aprendizajes no se traduce en ver lo mismo más rápido, es una propuesta pedagógica distinta, que tiene que garantizar esos aprendizajes con una propuesta distinta en cuanto a los contenidos”, señaló en diálogo con TN, el ministro de Educación Nicolás Trotta, al ser interrogado sobre esta posibilidad.

A diferencia del año pasado, en el 2021 la educación presencial ha variado según las provincias. Formosa y Santa Cruz no han tenido clases presenciales en todo el año, mientras que Mendoza, Jujuy y la Ciudad de Buenos Aires se han aferrado a esta modalidad a a pesar de las críticas de los gremios docentes provinciales.

clases presenciales.jpg
El Gobierno propuso que no hayan alumnos repetidos este año

El Gobierno propuso que no hayan alumnos repetidos este año

Ante ese panorama dispar, ya surgieron voces contrarias a la idea de Nación. Una de ellas fue Soledad Acuña, ministra de Educación de CABA, quien cuestionó la idea de volver a establecer unidades pedagógicas. “Sí se considera nuevamente como un ciclo, lo que se está diciendo es que no habría repitencia, que todos los chicos pasan igual. Para poder tomar esa decisión se tiene que votar en el Consejo Federal Educativo, no es una decisión que puede tomar de manera unilateral el ministro Trotta”, señaló.

“Nosotros a priori, y a otros provincias que también lo manifestaron, no estamos de acuerdo con esto. Ya no solo no evaluamos, sino tampoco consideramos ni les decimos a los chicos lo que necesitan aprender, da lo mismo. El año pasado, los invito a que hablen con cualquier rector de una escuela secundaria y pregúntenles qué pasó una vez que se tomó la decisión de tener una unidad académica entre los dos años. El año pasado tenía sentido porque no tuvieron presencialidad ninguno de los chicos de la Argentina y veníamos de un año muy particular”, planteó la funcionaria porteña-

No es la única diferencia que surgió entre Nación y provincias en materia educativa. Esta semana se conoció la posibilidad de que las pruebas Aprender no tengan lugar este año. Frente a esto, desde Mendoza se propuso que sean tomadas en noviembre.