Historia de vida

Día del Padre: el comerciante mendocino que afrontó todas las crisis, incluso la muerte de un hijo

Eduardo Flores superó todas las dificultades que le planteó el país con sus crisis económicas. Pero la prueba más difícil le llegó en 2021

Eduardo Flores (63) es un nombre conocido en el comercio de Mendoza, ya que es dueño de dos renombradas marcas de indumentaria masculina. Desde principios de los '80 incursionó en el comercio local, y junto a su hermano encontró su vocación en la fabricación de ropa. Pero detrás de su éxito, guarda una historia de lucha y resiliencia, marcada por una de las pérdidas más dolorosas que un ser humano puede experimentar.

Eduardo es dedicado y trabajador, características que ha demostrado en su ardua trayectoria empresarial. Sin embargo, su fortaleza fue puesta a prueba cuando la pandemia de Covid-19 le arrebató a su hijo Matías, de 37 años.

Esta pérdida dejó una herida profunda en su vida y en la de su familia. Junto a ellos y a un querido colaborador, Gabriel Ortega -quien además era amigo de su hijo- este papá que hoy también conmemora su día encontró un camino para seguir adelante.

Eduardo flores día del padre 5 ok.jpg
Eduardo Flores y Gabriel Ortega, su empleado de confianza y amigo de Matías, el hijo que perdió Eduardo en la pandemia. Foto: Nicolás Ríos/Diario UNO.

Eduardo Flores y Gabriel Ortega, su empleado de confianza y amigo de Matías, el hijo que perdió Eduardo en la pandemia. Foto: Nicolás Ríos/Diario UNO.

Papá y comerciante de vocación

Eduardo asegura -y con razón- que el comercio es una actividad por demás vocacional. No sólo se trata de comprar, vender y ganar dinero, sino de entender lo que la gente busca, ofrecerle lo mejor y a un valor que sea conveniente tanto para el comerciante como para sus clientes.

Cuando comenzó en esta actividad y fue entendiendo su ritmo, la forma en que debía administrarse y obtener ganancias sin dejar nunca de crecer y de ser creativo en las propuestas, también se dio cuenta de que era un comerciante de alma.

Su hijo varón, Matías, heredó ese mismo talento del padre. Desde chico comenzó a ayudarlo y pronto ya tenía proyectos con uno de los empleados de la casa de ropa de su padre: el mencionado Gabriel Ortega.

Gabriel, quien se quedó siempre acompañando a Eduardo en el negocio, le llevaba diez años a Matías y le enseñó mucho de lo que había aprendido trabajando desde los 17 años en la casa de ropa masculina.

Eduardo Flores dia del padre 1.jpg
Eduardo Flores, dueño del negocio Moha y de la marca de ropa Mistral, en el ingreso a su local.

Eduardo Flores, dueño del negocio Moha y de la marca de ropa Mistral, en el ingreso a su local.

►TE PUEDE INTERESAR: Es bombero y empleado de Zapata Goma y coordinó el operativo para apagar el incendio

"Mi hijo lo tenía como un hermano mayor", contó Eduardo, quien recuerda con nostalgia los viajes que hacía junto a Matías y Gabriel para presentar sus colecciones de ropa en otras provincias y conocer a los proveedores. Estos recuerdos, aunque dolorosos, son un testimonio del vínculo profundo que compartían y del amor que Eduardo siente por su hijo y por Gabriel.

Gabriel también dialogó con Diario UNO y contó que junto a Matías tenían proyectos para armar un negocio juntos, pero no pudieron concretarse. Sin embargo, el recuerdo y el cariño que tiene por su amigo fallecido continúa intacto. La amistad, dicen los que saben, es otra forma de ser familia.

Eduardo flores día del padre 3.jpg
Eduardo Flores, un comerciante de vocación que debió enfrentar una pérdida muy grande y siguió adelante gracias a sus afectos.

Eduardo Flores, un comerciante de vocación que debió enfrentar una pérdida muy grande y siguió adelante gracias a sus afectos.

►TE PUEDE INTERESAR: El vecino más antiguo de Penitentes y la increíble casualidad que destapó una hazaña del pasado

El dolor de una pérdida irreparable

"El dolor de perder a un hijo no se supera, pero uno debe seguir adelante por la familia", insiste Eduardo. Su esposa, María Esther García, su hija Analía, su nuera Fernanda (viuda de Matías) y sus tres nietas – Felicitas de 11 años, Josefina de 8 y Alma de 9 – son su motor para continuar cada día.

Eduardo Flores día del padre foto de matías.jpg
En su oficina, Eduardo guarda recuerdos de su hijo Matías, quien falleció en el 2021.

En su oficina, Eduardo guarda recuerdos de su hijo Matías, quien falleció en el 2021.

No es fácil levantarse después de la muerte de un hijo, pero uno tiene que tener la voluntad diaria para emprender el nuevo camino que te toca recorrer y mi motivo es seguir por mi familia y sobre todo por mis nietas No es fácil levantarse después de la muerte de un hijo, pero uno tiene que tener la voluntad diaria para emprender el nuevo camino que te toca recorrer y mi motivo es seguir por mi familia y sobre todo por mis nietas

La vida no ha sido sencilla para Eduardo. A pesar de tener un negocio exitoso, atribuye sus logros al apoyo de sus afectos y a su fe en Dios. Ha enfrentado momentos muy duros, incluyendo la enfermedad de su esposa, quien necesitó un trasplante de riñón. Esta situación complicada ocurrió justo un año después del fallecimiento de Matías, quien soñaba con donarle un riñón a su madre pero no tuvo la oportunidad. Eduardo cree que, de alguna manera, su hijo intervino para que su esposa recibiera el riñón que necesitaba.

Un luchador frente a las crisis

Eduardo navegó por todas las crisis económicas que ha vivido Argentina, desde la conversión del peso al Austral en los tiempos de Raúl Alfonsín, pasando por la hiperinflación, la recesión del uno a uno de Carlos Menem, el corralito de Fernando De la Rúa, hasta la inflación actual.

"Nunca dependí de los gobiernos, siempre salí a trabajar y a pelearla, porque era lo que sabía hacer y eso es lo que me ha mantenido hasta ahora"

Su éxito también se debe a su buena administración. Según él, muchos comerciantes no sobreviven debido a la falta de previsibilidad y planificación. "Cuando entra una cantidad de dinero, muchos piensan que pueden gastarlo inmediatamente, pero primero hay que ahorrar para el futuro, invertir, pagar a los proveedores y generar stock. Este es el trabajo duro que deben hacer los comerciantes en Argentina, donde la economía no ayuda para hacer proyectos a largo plazo y generar ganancias sostenibles".

Eduardo Flores es más que un empresario exitoso; es un símbolo de resiliencia y amor paternal. Su historia pone el énfasis en la importancia de la familia, el valor del trabajo duro y la capacidad de encontrar fuerzas para seguir adelante incluso en los momentos más oscuros.