Diario Uno > Sociedad > comunidades bolivianas

Comunidades bolivianas del todo el país piden justicia por la familia amenazada y atacada en Mendoza

Un fuerte repudio y un contundente pedido de justicia realizaron las comunidades bolivianas de todo el país, en relación al caso ocurrido en Colonia Segovia, donde una familia de trabajadores fue atacada y amenazada pro el dueño de la propiedad

"Exigimos la pronta intervención de la justicia argentina, tanto para salvaguardar la vida de la familia Lamas, como para sancionar los hechos de violencia acontecidos", dijeron las comunidades bolivianas, en relación al hecho ocurrido el sábado a la tarde en una chacra de Colonia Segovia, cuando la familia de Urbano Lamas fue atacada por el titular de la empresa que explota el lugar y también amenazada.

Te puede interesar...

Además el Inadi ya intervino en el caso.

Embisten con un tractor a trabajadores

Las comunidades bolivianas en Argentina marcaron su repudio en un comunicado firmado por 18 organizaciones de todo el país.

Allí solicitan "el acompañamiento de instituciones en contra de toda forma de racismo".

bolivianos 1.jpg
bolivianos 2.jpg

El movimiento popular Nuestra América, puntualmente el grupo de trabajadores y trabajadoras que viven en la zona Este de Mendoza, puso este caso en un contexto mucho más amplio y profundamente analizado.

"El ultimo hecho de explotación laboral sin medidas, sucedido recientemente en Mendoza, demuestra hasta dónde es capaz de llevar el racismo a los conflictos sociales y económicos", se indica allí.

Analizando puntualmente el racismo, se sostiene que "en el trabajo, en la calle, en los transportes públicos, los bolivianos perciben que los miran mal o directamente que los insultan. El hecho de ser boliviano participa como componente de los insultos proferidos hacia los inmigrantes. Suele oírselo en distintos ámbitos con frecuencia casi cotidiana: 'boliviano de mierda' o 'boliviano hijo de puta', con el recurso a 'bolita' como forma degradada de boliviano”.

En el análisis se indica que "Mendoza ha sido históricamente un destino de preferencia para las corrientes migratorias internacionales posicionándose actualmente como la tercera jurisdicción a nivel nacional donde se asienta la mayor cantidad de población no nativa. La mayor parte de esos inmigrantes proviene de Bolivia y Chile, y se encuentra mayormente en edades económicamente activas. Además, presentan tasas de actividad que superan a las de la población nativa. Esto da cuenta de la importancia de la migración laboral en nuestra provincia".

"Los puestos que ocupan los inmigrantes son, efectivamente, de menor calidad y reúnen peores condiciones que los ocupados por las personas nativas. Las personas extranjeras no sólo presentan tasas de actividad mayores, sino que también están afectadas en mayor medida por la sobreocupación, ya que, aproximadamente, el 60% trabaja más de 48 horas por semana. Este valor se encuentra casi 20 puntos por encima del registrado para los nacionales", añade el documento.

Finalmente dicen: "Aproximadamente el 80% de los inmigrantes que trabajan lo hacen sin percibir aportes jubilatorios. Para la población nativa, ese porcentaje se ubica en torno al 45%. La integración social y laboral de los trabajadores inmigrantes se alcanza cuando logran emplearse en igualdad de condiciones que los trabajadores nativos. Es decir, que el empleo que obtengan debe vincularse a su capacidad y/o experiencia laboral y no deberían observarse diferencias o brechas entre el tipo de inserción laboral entre inmigrantes y nacionales".