Diario Uno > Sociedad > Inadi

El Inadi investigará al dueño de una finca que embistió con un tractor a un joven

El Inadi ya estudia el caso en el que un empresario agrícola atacó con un tractor a uno de sus trabajadores rurales. Aseguraron que fue un acto racista

La agresión sufrida por un joven trabajador rural y su familia en una finca de Rodeo del Medio, en Maipú, será analizada por el Instituto Nacional de Discriminación (Inadi). Además, la causa avanza en la Justicia, donde el responsable ya fue imputado por lesiones y amenazas.

"Hay varios elementos de discriminación en este hecho”, aseguró a Diario UNO la titular del Inadi en Mendoza, Consuelo Herrera. "Veo xenofobia y veo racismo. Sobre todo, porque el agresor le dijo al señor Urbano (padre del joven atacado con el vehículo) que era un boliviano de mierda y luego los atacaron tanto física como verbalmente”.

Te puede interesar...

Embisten con un tractor a trabajadores

Si bien el organismo no tiene poder sancionatorio, sí puede generar un dictamen para iniciar un pedido formal a la Justicia cuando determina que hay una vulneración de derechos. A priori, en esa dependencia estiman que esto efectivamente ocurrió y no únicamente contra el joven que se observa en el video, sino también contra sus padres y hermanos. Sin embargo, todo ese proceso puede demorar entre uno y tres meses.

"Respecto a todo lo que ocurrió en la finca hay un secreto profesional, por lo que no podemos dar muchos datos por ahora. Todo lo que progresemos en esto requiere la presencia de la abogada de la institución”, continuó Herrera. "Sí podemos anticipar que estamos en el tema y que este jueves llamamos al señor Urbano Lamas para ponernos a disposición suya y de su mujer, porque aquí también hubo violencia de género contra la esposa”, resumió.

"Sí, me dijo que era un boliviano de mierda y un muerto de hambre”, confirmó Lamas a este diario. "Pero lo único que hice fue pedirle mi dinero, que yo estimo ronda los $2 millones por todo lo que me corresponde y no me ha dado de la cosecha. La última vez que me había pagado fue hace unos cinco meses y siempre lo hacía con cheques a largo plazo. Nunca me quejé de nada”.

El trabajador, nacido en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, pero llegado desde muy joven a Mendoza, cuenta además que en el último tiempo lo obligaron a firmar un papel en el que accedía a cobrar menos dinero del que se le adeudaba, pero que “no le dieron opción” y decidió acceder para darle de comer a su familia. “¿Cómo hacía si decía que no? Yo tengo ocho hijos, somos diez en casa”, resume.

Cómo sigue el caso

En estos días la causa derivó en la imputación de José Sánchez tras un pedido de la fiscal Mercedes Moya. A Urbano Lamas aún no lo citan a declarar, pero una abogada ya se contactó con él para tomar el caso y además recibió los llamados de distintos organismos para continuar analizando lo ocurrido y ver qué tipo de asistencias puede necesitar la familia.

Desde la comunidad boliviana de Mendoza afirman que esto es moneda corriente para quienes trabajan en las fincas de la provincia, y que por eso es bueno que se haya visibilizado a partir de lo ocurrido. “Pasa todo el tiempo, pero nunca se denuncia nada. Está la explotación, está el maltrato y encima de todo está la inseguridad que sufren, porque ya los tienen apuntados y cuando saben que levantan la cosecha, van y les roban. Hasta eso hay que soportar”, dijo Eliana Vidal, representante de ese colectivo.

Paralelamente habrá un expediente en el ámbito laboral, pero Lamas afirma que tiene pocas expectativas de un fallo favorable en ese aspecto y tampoco cree volver a tener diálogo con su ex empleador. “Con el señor Sánchez nunca más volví a hablar. Lo que pasó es lo que se ve en las imágenes que ya todos han observado. Luego de eso, él y los suyos se van y nosotros nos quedamos asistiendo a mi hijo, que por ahora se está recuperando. Ahora ya estoy trabajando en otra chacra que me invitaron, porque a ese lugar no puedo volver, y espero a que me llamen para saber cómo continuará todo esto”.