Trucos de limpieza

Cómo limpiar efectivamente los cordones blancos de las zapatillas en 15 minutos

Este truco de limpieza te ayudará a dejar relucientes y como nuevos los cordones blancos. Solo necesitarás dos ingredientes

Los cordones de las zapatillas suelen deteriorarse bastante con el paso del tiempo y aunque se laven en conjunto con el calzado, suelen quedar percudidos. Sin embargo, con este truco de limpieza podrás dejarlos como nuevos fácilmente.

Recuperar la blancura original de los cordones blancos de las zapatillas a veces no es tarea fácil. Generalmente solemos lavar el calzado y al limpiarlos quedan nuevamente relucientes, pero con los cordones no suele pasar lo mismo y esa diferencia se nota perjudicando la apariencia del zapato.

Y es que los cordones en general suelen acumular suciedad entre sus fibras provocando que se percudan y tomen un color más oscuro que el original. Por eso para tener buenos resultados al momento del lavado deberás tener en cuenta el siguiente truco de limpieza.

►TE PUEDE INTERESAR: Cómo limpiar los utensilios de bambú y dejarlos impecables

truco de limpieza- cordones.jpg
Truco de limpieza: cómo limpiar efectivamente los cordones blancos de las zapatillas  

Truco de limpieza: cómo limpiar efectivamente los cordones blancos de las zapatillas

Truco de limpieza: cómo limpiar efectivamente los cordones blancos de las zapatillas

Para recuperar el color original de los cordones blancos de tus zapatillas prueba con el siguiente truco de limpieza. Podrás dejarlos como nuevos cada vez que los laves al igual que tu calzado.

Para llevar adelante este truco casero es importante sacar los cordones del calzado y por separado limpiarlos. Usarás una cucharada sopera de bicarbonato de sodio, detergente en líquido y agua fría.

En un recipiente mezcla una cucharada de bicarbonato, un chorro de detergente líquido y medio vaso de agua. Cuando tengas la preparación lista sumerge los codones sucios y deja actuar durante 15 minutos.

Pasado ese tiempo saca los cordones de la preparación y comienza a cepillarlos suavemente con un cepillo. Por último, enjuágalos con abundante agua y listo. Tendrás nuevamente unos cordones blancos relucientes sin necesidad de cambiarlos.

►TE PUEDE INTERESAR: Dile adiós a las manchas del interior de las tazas con este efectivo truco de limpieza