El médico Sergio Saracco, director del Departamento de Toxicología del Ministerio de Salud de la provincia, es una de las personas que ve desde más cerca el flagelo del consumo temprano de alcohol en los jóvenes.

Es más, el profesional aseveró que ya no son jóvenes ni adolescentes, sino púberes los que  comienzan a tomar bebidas alcohólicas: de hecho, la edad de inicio es entre los 12 y los 13 años, cuando aún no salen de la escuela primaria. 

La estadística se complica si se tiene en cuenta que antes de cumplir los 18 años, el 80% de los jóvenes ya probó el alcohol. 

Te puede interesar: Hicieron un pozo para buscar agua y encontraron petróleo 

Saracco manifestó que lo más preocupante son los cambios en los hábitos de consumo. Estos marcan dos tendencias: una es el aumento de los casos de intoxicación por atracones -esto significa que toman más cantidad en menos tiempo- y la otra es el incremento del consumo de bebidas alcohólicas mezcladas con energizantes, un cóctel que está totalmente contraindicado por la ANMAT, pero que igualmente se vende de esta manera. 

Alcohol al volante 

En cuanto al proyecto presentado por el Ejecutivo destinado a endurecer las penas para quienes conduzcan alcoholizados, Saracco argumentó que hay que diferenciar tolerancia cero con control de alcoholemia. 

"La tolerancia siempre debe ser cero, puesto que se trata de una cuestión de sentido común: una persona que ha consumido alcohol o drogas no debería manejar. Lo que hay que conseguir es un cambio en la conciencia al respecto".  "La tolerancia siempre debe ser cero, puesto que se trata de una cuestión de sentido común: una persona que ha consumido alcohol o drogas no debería manejar. Lo que hay que conseguir es un cambio en la conciencia al respecto". 

Sergio SaraccoDirector de Toxicología de la provincia

Te puede interesar: La Policía realiza 10 multas en promedio por conducir en estado de ebriedad por día

También destacó que, si no se intensifican los controles, todas las medidas que tomen, aunque sean más duras, serán inútiles para introducir modificaciones de conducta en la población.

Un ejemplo práctico

Con un ejemplo sencillo, Saracco graficó lo fácil que puede incrementarse en poco tiempo el grado de alcohol en sangre. 

Te puede interesar: Las dos leyes preventivas de alcohol al volante que no se cumplen en Mendoza

Explicó que 100 cm3 de fernet (medio vaso) equivale a 900 cm3 de cerveza, o a media botella de vino. Es decir que con dos tragos de fernet, preparado al 50% con una bebida cola, la persona poseería 1,30 mg/l de alcohol en sangre, cuando el límite para conducir es de 0,5 mg/l.