Son 7 mujeres jóvenes, de entre 19 y 25 años, que tomaron la iniciativa hace unos 3 meses. Ahora el fenómeno crece constantemente y cada vez son más los que se suman a “Botellas de Amor”, una acción para recuperar el plástico y reciclarlo.

Te puede interesar: ANSES: cronograma de pago de febrero para AUH, SUAF y jubilaciones

Es simple: utilizar todos las botellas y bidones de plástico que quedan vacíos del hogar y rellenarlos con el resto del plástico residual, como el de paquetes de fideos, arroz, galletas, caramelos… comprimiendo todo en el interior del envase hasta llenarlo completamente. Y luego llevarlo a los puntos de recolección, que después son trasladados a una planta de reciclado de Junín para transformarlo en mangueras de riego, postes, tejas y ladrillos.

 Embed      

Ángeles González, estudiante de Derecho y una de las siete de Botellas de Amor Mendoza, cuenta que "estábamos muy preocupadas por la gran cantidad de residuos plásticos que vimos desparramados por todo el territorio de la provincia. Entonces nos quisimos ocupar directamente de la problemática".

Así fue que comenzaron a averiguar y detectaron una iniciativa que nació en Colombia y que ya se estaba replicando en otros países y hasta en algunas ciudades de la Argentina.

Cuenta que el proceso en el hogar es simple y que solo hay que dejar limpia la botella y lo que se va transformando poco a poco en el relleno, "compactarlo hasta que el envase esté lleno y no se abolle" y trasladarlo hasta los puntos de recolección, "que cada vez son más, ya que hay mucho interés", dice la joven.

Además de Ángeles, el grupo lo integran Paulina Cantú (estudiante de Turismo), Guadalupe Molina (estudiante de Agronomía), Carla Domínguez (odontóloga), Milagros Varas (estudiante de Contabilidad), Amparo Plana (Estudiante de Psicología) y Belén Falappa (contadora).

 Embed      

Por ahora hay 6 puntos de recolección "pero vamos a agregar varios más en breve". Además, para la zona Este, los vecinos pueden depositarlos en los puntos de recolección de Junín.

"La respuesta de la gente nos ha sorprendido un montón, porque empezamos con el proyecto hace 3 meses y ya muchísima gente se ha sumado", asegura Ángeles, y acota que "ya hemos tenido que trasladar dos veces las botellas a Junín, debido a la gran cantidad que hemos ido recolectando y necesitamos agregar cada vez más puntos de recolección, porque los que tenemos colapsan".

Además sostiene que "nos han hablado de todos los departamentos de la provincia para poder tener un punto de recolección y sumarse".

 Embed      

Quienes se contactan con las jóvenes lo hacen a través de las redes sociales. "Por Instagram nos pueden ubicar en botellasdeamor.mza y en Facebook en BotellasdeAmor Mendoza", apuntan.

Según los estudios, el 70% de los residuos domiciliarios son plásticos y son los que más tardan en degradarse, además de ser uno de los principales elementos de contaminación de cauces y suelos.