El fraile Aldao, sacerdote dominico, tropa del ejército libertador del general San Martín, gobernador de Mendoza, caudillo federal y figura transcendental de la historia argentina que estuvo casi oculta durante dos siglos, ahora tiene un cerro con su nombre en la cordillera. Hasta hace poco no había ni una calle que lo recordara y su retrato estuvo ausente en el salón de la Legislatura hasta hace muy poco.

El pico, que ahora fue bautizado como "Cerro General Aldao", tiene una conta de 1.934 metros sobre el nivel del mar, según el Instituto Geográfico Militar, y es parte del cordón Las Peñas, en la zona del puesto Las Higueras, en territorio del departamento de Las Heras.

Te puede interesar...

La caminata hacia esa cumbre, que puede seguirse accediendo a este enlace de Wikiloc, requiere unas 3 horas y media de ida, por picadas y campo traviesa, y otras tantas de regreso, aunque no tiene dificultades particulares ni requiere equipo especial.

cerro aldao 2 verrtical.jpg

Quienes le dieron nombre a ese pico fueron Nicolás Novero, licenciado en Geografía y profesor de Escuela Provincial de Guías de Alta Montaña y Trekking que se dicta en el IEF "Jorge E. Coll" 9-016", y su compañero de cordada, Macimino Suárez. Ambos son experimentados montañistas y trabajan en la penitenciaría de Mendoza.

Novelo, que prefiere visitar montañas poco concurridas y andar por lugares sin explorar, se sintió tentando en encontrar alguna quebrada, río o cerro que no tuviera nombre aún y ponerle el del fraile Aldao. "Charlando a principios de año con Emilio Caram acerca de su libro El Patriota Mendocino General José Felix Aldao surgió el interrogante de saber si existía alguna montaña con su nombre", cuenta Novelo. Y no había. Nada, había con el nombre del fraile, militar y gobernador.

Incluso tampoco estaba el retrato de Alado en el salón de la Legislatura, junto al resto de los gobernadores de la historia de Mendoza, un "olvido" que fue remediado hace pocas semanas, después de casi 200 años de ocultamiento.

cerro aldao 4.jpg

Así fue que Novelo empezó a revisar cartas topográficas, buscando algún sitio sin nombre. Y así llegó al cordón montañoso Peñas / Higueras, en el Norte de Las Heras, donde está la estancia Las Higueras y que es sitio donde el Libertador San Martín, Las Heras y Soler supieron tener algunas reuniones para definir estrategias.

En la cartografía Novelo detectó "algunos puntos acotados por el Instituto Geográfico Militar a través de mediciones trigonométricas". Eso era lo que buscaba.

Cerro General Aldao 1.936 msnm. Cordón Las Peñas. Las Heras Mendoza.

En una primera excursión subió al Cerro La Bocha, que había sido bautizado así en el 2000 y que no había sido vuelto a subir desde ese entonces. Desde ese cubre Novelo divisó a aquella que no tenía denominación aún. "A los 15 días volví a la zona, esta vez acompañado con Maxi Suárez", cuenta el montañista.

El pico tiene prominencia sobre los otros cerros, pese a ser un pico secundario del cordón. "Hay que ir por la Quebrada del Toro, desviándose del camino que va a Villavicencio. Son 18 kilómetros. Hay una muy bonita vista y es una zona donde no va nadie", contó.

cerro aldao.jpg

El paso ahora es que, con todos los detalles aportados por Novelo en cuanto a referencias coordenadas geográficas, argumentación del por qué del nombre elegido y demás datos, el Instituto lo incorpore a la cartografía oficial.

"Es corriente pensar que en la Tierra ya no quedan lugares nuevos por recorrer, siendo la exploración un tema del pasado, un acto de la historia", dice Novelo, y agrega: "Se cree que ya no queda al montañista mas que repetir lo que hicieron otros. Este es un punto de vista equivocado, ya que hay muchísimos lugares aun por recorrer y explorar".

Además el explorador indica que "los cerros nacen cuando los humanos lo ven, los identifican, los recuerdan, los transitan, los evocan y los viven una y otra vez, es decir cuando son significados. Esta idea es muy común entre las organizaciones sociales del pasado, como los Incas, pero no tan sensible para el hombre en la actualidad. Por eso pretendemos volver a las fuentes, a los orígenes del montañismo y poder explorar y significar".