La polémica religiosa en San Rafael por la manera en que se da la comunión se extendió a Malargüe donde tres representantes de la Iglesia recibieron una amonestación canónica por haber dispuesto una "innovación pastoral" para que la entrega de la hostia no sea en la mano.

Te puede interesar: Cómo acceder a los créditos para ampliación y refacción del Procrear 2020

Eduardo María Taussig, obispo de San Rafael fue quien dispuso esta sanción sobre los sacerdotes Ramiro Sáenz, de la parroquia Nuestra Señora del Rosario; Alejandro Casado, de la parroquia Nuestra Señora del Carmen; y Alejandro Giner, de la parroquia de San Cayetano.

 Embed      

La citada innovación pastoral consistió en ofrecer a cada fiel que se acerca a recibir la comunión un lienzo blanco para poner en la mano que recibe la hostia, hacer la comunión y luego descartar ese lienzo en un cesto, presuntamente para luego ser lavado o quemado, con el objeto de “cuidar” las partículas que pudieran desprenderse de la hostia recibida, contaron distintos medios del Sur de la provincia.

“Repruebo esta innovación y dispongo que cese de inmediato. Por el contrario, los exhorto a que la comunión sea distribuida y recibida conforme a las indicaciones de la Conferencia Episcopal Argentina y me veré obligado a tomar medidas que puedan incluir el retiro (o la suspensión) de las licencias ministeriales”, dice la amonestación canónica dispuesta por Taussig.

Esta semana se supo que la Conferencia Episcopal Argentina respaldó el cierre del seminario Santa María Madre de Dios, del Sur mendocino, resuelta por Taussig luego de la polémica por la entrega de la hostia y los reclamos de fieles que se manifestaron rompiendo la cuarentena.

Te puede interesar...