"Estamos viendo brotes nuevos"

Alejandro Vigil evaluó lo que dejaron las heladas y la crisis hídrica para los vinos de Mendoza

El enólogo y presidente de Wines of Argentina, Alejandro Vigil, explicó por qué todavía no puede conocerse a ciencia cierta el efecto de las heladas tardías que perjudicaron a los productores. Además, invitó a pensar soluciones para la crisis hídrica por fuera de los lugares comunes

Por UNO

"Las heladas afectaron a la Zona Este y el sur del Valle de Uco, sobre todo desde Altamira Sur hacia El Cepillo. En superficie no creo que su efecto pase del 15 al 20% del total, lo cual es muchísimo pero está por debajo de lo que creíamos", describió el especialista en relación a los sectores que él ha podido tantear.

Alejandro Vigil heladas.jpg
Los productores vitivinícolas vivieron recientemente madrugadas de gran inquietud por las bajas temperaturas, y buscaron paliar su efecto de diversas maneras.

Los productores vitivinícolas vivieron recientemente madrugadas de gran inquietud por las bajas temperaturas, y buscaron paliar su efecto de diversas maneras.

►TE PUEDE INTERESAR: Las heladas en Mendoza afectaron al menos 20.000 hectáreas, según el relevamiento inicial del Gobierno

¿Significa eso que las vides lastimadas no darán fruto? No necesariamente. "Hay que esperar, porque vimos ramas que están rebrotando y pueden ser fértiles. Dentro de un mes y medio tendremos un mapa más claro de lo que ocurrió", señaló Vigil.

Y continuó: "En realidad, todos los años nos influye el clima, porque la vitivinicultura tiene que ver con la naturaleza. El granizo, de hecho, es algo que siempre nos pega sobre el 5 o 6% de la superficie cultivada y no parece que eso vaya a cambiar en el corto plazo. Pero lo que nos tiene que preocupar en serio es que haya condiciones para que sigan existiendo los productores".

Alejandro Vigil: el vino y repensar la crisis hídrica

Uno de los tramos más interesantes de la entrevista fue cuando le preguntaron a Vigil qué pensaba de las soluciones que se planifican para la crisis hídrica que hace años azota al territorio provincial.

"Ahorrar agua es algo que precisamos en Mendoza, claro. Pero con eso no alcanza, hay que abordar el problema de un modo más profundo, porque hoy tenemos problemas que se vinculan más con la falta de infraestructura que con el derroche en sí", consideró.

alejandro vigil4.jpg
Vigil es un referente ineludible por su trabajo en las bodegas Catena Zapata y Aleanna, entre otros proyectos.

Vigil es un referente ineludible por su trabajo en las bodegas Catena Zapata y Aleanna, entre otros proyectos.

►TE PUEDE INTERESAR: Casa Vigil está entre los mejores 25 restaurantes del mundo, según TripAdvisor

"Cuando uno tiene riego por goteo, por ejemplo, el agua que llega a tu finca es la misma que llega a la de un señor que utiliza riego superficial -ilustró el enólogo-. Entonces no hay todo el ahorro que podría haber. Lo mismo cuando hablan de 'impermeabilizar los cauces'. Cuidado, porque impermeabilizar puede significar que esa agua no baje y no se llenen los acuíferos; afectando a quienes riegan por pozo".

Para Vigil, vale más pensar los fenómenos en su complejidad multicausal, estudiando, por poner un caso, los motivos detrás de "los 400 litros de agua potable que se desperdician diariamente per cápita en Mendoza".

"Son asuntos que no se resuelven mencionando un par de ítems. Tenemos que preguntarnos seriamente cómo vamos a hacer para regar con menos agua y producir más. Hay tipos que han investigado eso: tendremos que leerlos", invitó.

►TE PUEDE INTERESAR: Alejandro Vigil volvió a consagrarse y la crítica Jane Anson le otorgó 100 puntos a un Malbec