Análisis y opinión

Alcohol al volante: ya detectaron más de 1.000 conductores borrachos en Mendoza este año

Los controles por alcohol al volante se incrementaron y hay más conductores alcoholizados. La mayoría manejaba con alcoholemia mayor a 1 gramo. Casos

Parece que los habitantes de esta provincia bebemos como vikingos en plena conquista y luego salimos a manejar. A todo o nada. No nos importa si vamos a transformarnos en otro de esos títulos de muertes o accidentes muy graves con alcohol al volante. Y después, “el perro se cruzó”.

Los controles de la Policía Vial de Mendoza ya detectaron este año y hasta el martes 18 de este mes, después del penúltimo fin de semana largo, la friolera de 1.051 conductores alcoholizados. La mayor parte cargaba en el cuerpo más de 1 gramo de alcohol en sangre. Estaban decididamente borrachos. Estas cifras son extraoficiales, pero fueron elaboradas para tomar decisiones.

El contexto es de siniestralidad elevada. Mendoza sufrió 119 muertes por accidentes viales en 2022, bajó a 98 fallecidos en 2023, pero este año, en sólo seis meses ya murieron cerca de cien personas en tragedias diversas, de acuerdo a cifras de la ONG “Luchemos por la Vida”, del Ministerio de Seguridad, y de registros propios. Cerca del 25 % de esas muertes fueron en incidentes provocados por personas que habían bebido y luego salieron a manejar, según la fundamentación de la ley nueva de Salud que obliga a los borrachos que conducen incluso una bicicleta, a pagar la cuenta hospitalaria. Un ente se encargará de hacer ese recupero.

En Mendoza no rige el “alcohol cero” que es ley en el país desde mayo de 2023, una norma que prohíbe todo grado de alcohol en sangre y que fue aprobada bajo mucha presión de asociaciones civiles y de familiares de víctimas del alcohol al volante. Aquí se permite hasta 500 mgr de alcohol en sangre. Esta es la escala:

Embed

Sin embargo, los datos duros de este año parecen darle la razón al gobierno local que resistió durante las tres administraciones de Cambia Mendoza la aplicación de una ley de “tolerancia cero”: más de la mitad de las alcoholemias detectadas en los controles de este año fueron mayores a 1 gr por litro de sangre, de acuerdo al siguiente cuadro:

Embed

El dato es lógico. La mayoría de los accidentes graves y tragedias por la ingesta de alcohol antes de manejar, arrojan alcoholemias superiores a 0,5 gr e incluso a 1 gr. También hay que decir que de las 7.374 personas verificadas con alcoholímetro, 6.323 registraron algún grado de alcohol entre 0 y 0,5; que es el límite permitido. Las 24.551 personas controladas se testearon de dos maneras, con un “alómetro”, que sólo indica luz verde (sin alcohol) o roja (con algún grado de alcohol), y los que dan rojo pasan al alcoholímetro.

Embed

En algunos casos, hay que ir directamente a la medición precisa. “El inspector de tránsito con experiencia sabe si un conductor bebió de más, ni bien se acerca al automóvil” dice un policía que conoce bien la calle.

Tolerancia Cero vs Mano Firme

El debate por el “alcohol cero” fue muy duro y prolongado en el tiempo. No obstante y pese a la resistencia y a la militancia sectorial intensa de la industria del vino contra la restricción absoluta, en Mendoza hay una fuerte persecución penal e institucional a conductores borrachos. En detalle:

- Código contravencional. En 2017 se modificó el Código Contravencional de la provincia y agravó penas y multas. Fue durante el primer gobierno de Alfredo Cornejo, luego de una seguidilla de accidentes y víctimas fatales producto del alcohol al volante. La muerte de la jugadora de voley Julieta Testa (19) en el Acceso Sur y Alsina cuando su novio Marcelo Masso (20) perdió el control de su camioneta Toyota Hilux y volcó, fue la gota que derramó el vaso. El joven cargaba 1,42 grs de alcohol por litro de sangre en su cuerpo. Casi el triple de lo permitido.

luis testa julieta1
Julieta Testa. Su novio manejaba alcoholizado, y ella murió. Fue en 2017.

Julieta Testa. Su novio manejaba alcoholizado, y ella murió. Fue en 2017.

- Leyes más duras. Este año, ya tienen media sanción en la Cámara de Diputados de la Provincia dos leyes que consideran multas, castigos y sanciones más duras para quienes manejen con más de 1 gr de alcohol en sangre. Por caso, aunque paguen la infracción seguirán inhabilitados para manejar, el monto máximo de la multa pasará de los 1.143.000 pesos actuales a 1.524.000 pesos; el juez podrá obligar al conductor ebrio a pagar los daños producidos por el accidente, la inhabilitación para manejar subirá de un año a uno y medio, entre otras medidas. Manejar con más de un gramo seguirá siendo una contravención, que es más grave que una multa y considerará hasta 120 días de arresto, que no se podrán saldar con trabajo comunitario.

La tragedia en la que murieron el policía de tránsito Leonardo Alarcón (35) y el preventor de Godoy Cruz Santiago Velázquez (23) en el Acceso Sur a manos de un tal Hugo Martínez (44) con 2,68 gr de alcohol en sangre aceleró el debate de estas leyes, que modifican la ley de tránsito y el Código Contravencional. Martínez está preso. De paso, el 93 % de los ingresos a las cárceles mendocinas son -justamente- de conductores alcoholizados.

Santiago Velazquez y Leonardo Alarcon- policia y agente atropellado.jpg
Los atropellaron y murieron. Leonardo Alarcón y Santiago Velázquez.

Los atropellaron y murieron. Leonardo Alarcón y Santiago Velázquez.

- Ebrios al volante pagarán la cuenta hospitalaria. Es ley desde la semana pasada la obligación de pagar la cuenta hospitalaria a conductores que conducen borrachos o drogados, ya sea una bicicleta o cualquier tipo de vehículo automotor. Traslados, internación, tratamiento, medicación, insumos, pueden costar hasta 15 millones de pesos a la salud pública. Mucho más si deben hacerse estudios complejos o intervenciones quirúrgicas. Esta ley es única en el país y estará vigente en cuanto sea reglamentada.

- Imputaciones duras. En general, los fiscales de tránsito de Mendoza suelen imputarles a los asesinos alcoholizados al volante el delito de homicidio con dolo eventual. Esto los equipara a un asesino con arma. Pero luego, esas acusaciones suelen cambiar antes o después de los juicios. Pasó hace poco con el médico José Paulos, que en 2019 chocó ebrio contra un taxi y mató a Luciana Montaruli, de 27 años. En el juicio le dieron ocho años y medio de cárcel. Pero la Suprema Corte cambió la figura el año pasado, alivió la condena a Paulos, que quedó cumplida, aunque lo inhabilitaron para conducir por nueve años. En el momento del accidente llevaba 2,79 gr de alcohol encima. La Corte le asignó un porcentaje de culpa a las víctimas, Luciana y una amiga que iban en el taxi, porque no llevaban puesto el cinturón de seguridad.

Luciana Montaruli.jpg
Caso emblemático. Luli Montaruli tenía 27 años. Al médico acusado por su muerte le aliviaron la condena.

Caso emblemático. Luli Montaruli tenía 27 años. Al médico acusado por su muerte le aliviaron la condena.

Del límite a la borrachera

Aquí, el límite de alcohol permitido para automóviles de uso civil es 0,5 gr por litro de sangre. Y la tolerancia es más baja para otro tipo de conducciones, de acuerdo a lo que indica la ley 9.024, nuestra ley provincial de tránsito: 200 mgs de alcohol en sangre como máximo para cualquier tipo de vehículo de dos ruedas (bicis a pedal o motor, o eléctricas, ciclomotores y motos de cualquier cilindrada), 500 mgs para automóviles de uso civil, y la tolerancia es “cero” para el traslado de cargas (camiones de cualquier porte) o transporte de pasajeros. Por supuesto, esa restricción de “sin alcohol” se extiende a conductores de ambulancias, bomberos, vehículos policiales, y todo tipo de vehículos de emergencia, oficiales o de servicios, de acuerdo al siguiente cuadro:

Embed

Alcohol al volante: ¿son muchos o pocos?

Aunque son más de 1.000 los alcoholizados detectados conduciendo un vehículo este año y resta agregar los últimos de este fin de semana doble XL, es muy difícil establecer si son muchas o pocas las personas que manejan ebrias en nuestra provincia. Ello, porque el control de alcoholemia en conductores subió un 200 % respecto de 2023, y los controles en general de vehículos este año serán más del doble que el año pasado. Pero dados los porcentajes históricos (14 al 17 % de los controlados con alcoholímetro tenían más de lo permitido), es muy probable que la cantidad de personas alcoholizadas que se detecten hasta fin de año sean más del doble que el año pasado.

Penosamente, no hay cifras certeras, actualizadas, científicas y comparables ya sea del gobierno nacional u otras provincias. Casi nadie hace estadísticas severas y las ONG suelen publicar cifras sin indagar mucho en las causas de los accidentes, lo que suele ser una queja de los gobiernos. Por eso la discusión sobre la “tolerancia cero” fue tan compleja. Fue un debate de emociones. Entonces, la única conclusión posible del aumento de casos de conductores alcoholizados en Mendoza, es que había que controlar más. Más controles, más alcoholizados detectados. Luego, políticas activas: más multas, más sanciones, más severas, y a la vez educar y concientizar.

“La constante es que la mayoría de los conductores está dentro de la ley y miden de 0 a 0,5 gr de alcohol y entre un 15 y 17% son los infractores. La tendencia es -en general- que manejan con más de 1 gr por litro de sangre. Un punto más arriba que los sancionados por nuestra ley de tránsito y eso ya se vio en el seminario de seguridad vial hace un año…” dicen en el Gobierno. Es claro, más de la mitad de los detectados este año tenían más de 1 gr de alcohol. “Estamos preparando una campaña para la generación más complicada, que es la que va de 36 a 49 años” aseguran en el gobierno de Mendoza.

27 casos, sólo uno con menos de 1 gr

En lo que va del año, Diario UNO publicó una gran cantidad de noticias sobre conductores alcoholizados. Seleccionamos 27 que fueron incidentes de severos a muy graves e incluso con víctimas fatales, para observar el grado de ebriedad que tenían quienes manejaban. Sólo uno de estos conductores (apenas dos eran mujeres) tenía alcoholemia menor a 1 gr. Luego, 8 conductores registraron entre 1 y 1,5 de alcohol, otros 6 midieron entre 1,5 y 2 grs de alcohol, y finalmente, los más irresponsables que no entrarían en ninguna lógica de “tolerancia cero”, fueron los once que midieron en la prueba de alcoholemia más de 2 grs. Uno de ellos “rompió” el alcoholímetro con más de 3 grs de alcohol en sangre. Este es el detalle:

Embed

Acá, la educación va a funcionar. Pero mucho más lo hará la mano muy firme con los conductores alcoholizados.

Ejemplaridad Cero

Lamentablemente los estándares para exigir conducta a los automovilistas a la hora de beber (¡No manejes!) no son parejos en todo el país. Hay un caso extremo. Como se sabe, la Patagonia estuvo varios días virtualmente partida por el temporal de nieve. Decenas de vehículos quedaron atrapados casi un día sin agua ni comida en una zona llamada cañadón Ferrays, sobre la RN 3 entre Comodoro Rivadavia y Trelew. Alguien los dejó pasar. El Coordinador Regional para la Patagonia de la Agencia Nacional de Seguridad Vial se llama Leonardo Das Neves. Fue ministro de Seguridad del gobierno de Mariano Arcioni y debió renunciar luego de atropellar a un ciclista el 24 de marzo de 2022 y dejarlo muy grave. Iba en un vehículo oficial. Le imputaron lesiones culposas graves y luego habría llegado a un acuerdo con la víctima. Alberto Fernández le dio cobijo en la Agencia y quedó de “capa geológica” del gobierno de Javier Milei, en la estructura que cuida del tránsito y la seguridad vial en las rutas de la Argentina.

Fue el perro “cruzador”

La semana pasada, un accidente con un conductor ebrio en Guaymallén se transformó primero en noticia nacional y luego en “meme”. La llamativa forma de hablar del grupo que le dio testimonios del particular choque a la periodista Marcela Navarro, de Canal 7, dio toda la idea de que habrían estado tan “jugados” como el conductor al que se llevaron preso con 1,19 de alcohol en sangre. Por fortuna no hubo muertos ni heridos ni atropellaron a nadie. Venían de bailar, una mujer y su hija con sus respectivos novios. “Se cruzó el perro…” dijo la chica que habló, dominando la vertical como podía mientras explicaba que todos habían bebido, pero el conductor sólo “un poquito”.

image.png
El perro se cruzó. El conductor de 45 años cargaba en el cuerpo 1,19 gr de alcohol en sangre.

El perro se cruzó. El conductor de 45 años cargaba en el cuerpo 1,19 gr de alcohol en sangre.

Fue “meme” porque tuvieron suerte. Pero pudo ser tragedia. Igual, este accidente no fue el colmo. Ese honor dudoso quedó para Malargüe la semana pasada. Chocaron dos camionetas, y ambos conductores iban pasados de alcohol, aunque con menos de un 1 gr por litro de sangre. Casi una distinción, dadas las circunstancias.