Lo detuvieron el jueves

Sergio Salgado, exintendente de Santa Rosa, pasó la noche preso en el mismo pabellón que Luis Lobos

El exjefe comunal condenado por corrupción ingresó por segunda vez al penal de San Felipe, donde ya había pasado ocho meses en 2016. Su defensa presentará un habeas corpus

Y es posible que el flamante interno no haya previsto semejante desenlace. El jueves se presentó en una dependencia oficial; tras una larga espera, Salgado se enteró de que iba a quedar tras las rejas. Su abogado, Carlos Moyano, también admitió que la novedad lo había sorprendido.

Luego de que la Justicia ordenara su traslado al penal, el Servicio Penitenciario de Mendoza realizó el papeleo de rigor y ubicó al detenido en el módulo 6-B.

Salgado pasó inicialmente por el ESTRADA (Estación Transitoria de Detenidos y Aprehendidos) en donde se realizó su proceso de ingreso, toma de datos y actualización de su prontuario.

Sergio Salgado preso.jpg
Salgado durante una de sus detenciones. Desde su entorno dicen que la decisión que tomó el jueves la Justicia tiene tintes políticos.

Salgado durante una de sus detenciones. Desde su entorno dicen que la decisión que tomó el jueves la Justicia tiene tintes políticos.

Luego de este procedimiento, el exintendente será entrevistado por las autoridades del complejo y por un equipo interdisciplinario compuesto por especialistas de las áreas de Salud.

Moyano, el abogado defensor, asegura que Salgado está medicado y requiere tratamientos, pero habrá que esperar a las conclusiones oficiales para conocer el final de la historia. Igualmente ya anticipó que presentará un habeas corpus para que se revisen las condiciones de la detención de su defendido.

►TE PUEDE INTERESAR: Sergio Salgado fue culpado por concusión, desobediencia, malversación y fraude

Sergio Salgado ya estuvo preso y escribió un libro

En 2018, Salgado recibió una sentencia de cinco años de prisión e inhabilitación para ocupar cargos, luego de un debate en el que se unificaron varias causas donde se lo acusaba de actos de corrupción cometidos durante su período al frente del municipio de Santa Rosa.

Pero mucho antes de eso el imputado ya había sido detenido. El 1 de abril de 2016 entró a la cárcel y comenzó a redactar un libro de diez capítulos que publicó después de un cautiverio de 8 meses.

Mi otro mundo.jpg

"Mi otro mundo", el libro de Sergio Salgado.

Ahora el exintendente enfrentará otra vez ese paisaje de barrotes y pasillos, donde quizá continúe su obra literaria.

No sería el primero: salvando las -considerables- diferencias, autores como Miguel Hernández, Antonio Gramsci, Oscar Wilde o Eduard Limónov supieron labrar algunas de sus páginas más memorables entre las paredes de una celda.

Sergio Salgado, Luis Lobos y "el pabellón de exintendentes"

Así las cosas, Salgado ya se ubicó en la celda 14 del Módulo 6-B. Se trata del sector designado por el Servicio Penitenciario para el cumplimiento de penas efectivas de exfuncionarios públicos con cargos mediáticos y exmiembros de las Fuerzas de Seguridad.

Entre los compañeros de pabellón está otro exmiembro del PJ, Luis Lobos, quien cuenta en su prontuario con varias causas por corrupción.

►TE PUEDE INTERESAR: No sólo en el Justicialismo: Salgado, Lobos y Bonarrico encarnan un fantasma que persiste en distintas zonas de la administración pública

LOBOS LUIS.jpg
La imagen de Lobos preso. Supo ser el

La imagen de Lobos preso. Supo ser el "hombre fuerte" de Guaymallén: pasó de vender empanadas casa por casa a construir una mansión.

Fuentes del Servicio Petenciario comentaron a UNO que el módulo 6-B "cuenta con las mismas características que los otros sectores de alojamiento de todos los complejos, unidades y alcaidías de la provincia, con acceso a actividades de tratamiento, educación, programas de trabajo y la recepción de alimentos mediante viandas".

Ese es el entorno. Resta descubrir cómo se vincularán los personajes. Cuando en abril de 2022 Lobos ingresó a la cárcel -sentenciado a 4 años y medio por fraude a la administración pública-, lo recibieron con un gran asado.

El perfil de Salgado es diferente, pero al igual que Lobos deberá encontrar un sentido para tantos días de encierro.

Entre condenados por lesa humanidad y abusadores, tal vez los dos exfuncionarios hagan tiempo para compartir unos mates y algún que otro recuerdo: memorias de cuando la vida parecía sonreírles a ambos desde el escritorio de un despacho municipal.

Nota elaborada con información del Servicio Penitenciario Provincial.

Temas relacionados: