Con el crecimiento exponencial de la actividad del turismo en Mendoza, desde el gobierno se trata de potenciar diversos puntos de interés, en especial los de alta montaña, que ofrecen atractivos las cuatro estaciones del año. Se creó el plan Desarrollo Integral de Villas de Alta Montaña (DIVAM), hay empresas interesadas en invertir, pero hay un dato no menor: la incertidumbre de los actuales pobladores sobre su rol en esta transformación.

Desde el gobierno provincial se habló de "consenso" con los pobladores actuales de las villas de alta montaña, pero estos, en especial vecinos de Puente del Inca, desmienten esto, e incluso aseguran que ni siquiera fueron consultados al respecto y poco o nada sabían de la iniciativa.

"Nosotros recién nos enteramos de qué se trataba el proyecto, cuando se hizo la presentación, como algo ya listo, el fin de semana pasado, ya que nunca nos llamaron ni nada", comenzó relatando uno de los residentes en Puente del Inca, Matías Cortizo, quien tiene un negocio de cafetería y venta de souvenirs en la vieja estación ferroviaria.

► TE PUEDE INTERESAR: La transformación del Puente del Inca incluye nuevos locales, un polo gastronómico y casas temáticas

afiche-puente del inca (1).jpg

Ante la inminencia de la apertura de sobres de la licitación de obras que buscan cambiarle la cara a las villas montañesas que están en el Corredor Bioceánico (Ruta Nacional 7), el mendocino nacido y criado en Puente del Inca señaló: "Somos familias que llevamos más de 25 años acá, hay 36 negocios de regionales o gastronómicos. Estamos tratando de hacernos escuchar en los medios, porque nos preocupa la situación. Desde este domingo, decidimos, no sólo la comunidad de Puente del Inca, sino la de toda alta montaña, hacernos escuchar".

"Respecto al gobierno, sólo nos vino a hablar la gente del Ministerio de Infraestructura, con la Comisión

de Puente del Inca, que está a cargo del reordenamiento territorial de esta villa", agregó.

"Nuestro objetivo, como pobladores y comerciantes, es frenar la licitación (apertura de sobres), que se hace el 16 de diciembre, hasta que haya un acuerdo real con nosotros. Así como está ahora, no queremos licitaciones ni nada" Matías Cortizo "Nuestro objetivo, como pobladores y comerciantes, es frenar la licitación (apertura de sobres), que se hace el 16 de diciembre, hasta que haya un acuerdo real con nosotros. Así como está ahora, no queremos licitaciones ni nada" Matías Cortizo

residentes-puente del inca.jpg
Casi 40 familias que viven desde hace más de 20 años en la alta montaña mendocina se quejan de haber sido excluidos en los planes de desarrollo de la región para favorecer a empresarios externos.

Casi 40 familias que viven desde hace más de 20 años en la alta montaña mendocina se quejan de haber sido excluidos en los planes de desarrollo de la región para favorecer a empresarios externos.

Refiriéndose a la incertidumbre que viven los actuales pobladores, Cortizo explicó que "el gobierno, lo que ha hecho es presentar un plan maestro, el famoso proyecto DIVAM, pero muy a grandes rasgos. Nos dijeron algo así como "a ustedes los sacamos de estos kioscos, los ponemos en estos otros kioscos -los cuales no sabemos ni como son- pero se tienen que ir. Necesitamos que se vayan de sus casa, y les vamos a hacer una casa del IPV a 1 kilómetro del corazón de Puente del Inca", y esto nos preocupa".

El mendocino explicó que "además no sabemos si tenemos que pagar estas casa, cuanto y cómo se pagará, y si son de material o de cartón. Acá las casas deben ser aptas para el clima, no pueden tener techos planos (por la nieve) y esos detalles. Estamos pidiendo garantías como pobladores respecto a en que condiciones nos van a trasladar".

► TE PUEDE INTERESAR: El Gobierno llamó a licitación para la transformación de la Villa del Puente del Inca

residentes-puente del inca-ppal.jpg
Este domingo se reunieron los habitantes y emprendedores de las villas de montaña sobre la Ruta 7, para declarar su oposición al actual plan de transformación para fomentar el turismo en Mendoza.

Este domingo se reunieron los habitantes y emprendedores de las villas de montaña sobre la Ruta 7, para declarar su oposición al actual plan de transformación para fomentar el turismo en Mendoza.

Este proyecto se ha dividido en tres etapas, y los lugareños no se oponen al avance ni al progreso de Puente del Inca y todo el Corredor, que es una realidad necesaria. "Lo que pedimos es que se nos escuche a nosotros para opinar dónde hacer o cómo hacer las cosas. Yo por ejemplo, estoy en la (antigua) estación de trenes. Nadie me ha preguntado cuál es mi proyecto, cuánto he invertido. Me sacás de ahí, ¿Y a quién vas a traer, a alguno que pone mucha plata para ponerse al lado del puente?", se quejó Cortizo, que agregó: "A nosotros, que llevamos más de 20 años viviendo y trabajando ahí, ni nos tienen en cuenta".

Otras opiniones

Otro antiguo morador de Puente del Inca, Cristian Quiroga, aportó su opinión: "Trabajo con mi papá en un puesto de regionales y tenemos una casa del ferrocarril en la cual vivo desde los cuatro años. En mi opinión el proyecto tiene muchas faltas y creo que lo primordial de acá no es sacarnos de las casas, sino contar con un centro de salud, solucionar los problemas del agua y luz. Me gustaría mucho ver mejoras en el pueblo donde crecí, no que nos aparten cómo una piedra en el zapato para su megaproyecto", señaló.

Bruno Branchetta se dedica a la fotografía en la temporada veraniega, y como guía de esquí de travesía en invierno, y analizó la situación así: "Estamos todos los vecinos unidos para hacernos escuchar por esta problemática, donde el gobierno quiere avanzar sobre nuestras viviendas y comercios, sin incluirnos en los proyectos que financia el BID (Banco Interamericano de Desarrollo) y sin escucharnos. Estamos defendiendo nuestros hogares y nuestras fuentes laborales", dijo el emprendedor, que agregó: "Queremos el desarrollo, queremos las inversiones y queremos el progreso, pero con el consentimiento y consenso de los pobladores del lugar", cerró.