Cambios en el sistema judicial

Reforma de la Suprema Corte: los cambios que la UCR incorporaría para destrabar el debate

Algunos cambios en el proyecto original de reforma de la Suprema Corte y abrir la posibilidad de crear -a futuro- una cámara de casación laboral que propone el PRO, serían las llaves que evalúa la UCR para destrabar el debate. El jueves la Corte se reúne en pleno para debatir aportes al proyecto original

En paralelo también se habrían comprometido con sus socios del PRO en avalar la creación de una Cámara de Casación Laboral, que impulsa el diputado Gustavo Cairo y que serviría de filtro para que a la Corte no lleguen unas 3.900 causas laborales que reciben actualmente. Sin embargo, esa iniciativa se votaría en paralelo y a futuro, ya que supone una reforma al Código Procesal Laboral.

Aunque les cueste admitirlo, desde lo estrictamente político el radicalismo vivió como un revés que se le negara el despacho de la comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales al proyecto con el que pretende modificar el funcionamiento de la Suprema Corte.

Para eso necesitaba sólo un voto aliado, ya que tenía los 6 votos de sus diputados y requería una firma más, que en principio vendría del respaldo de Cairo del PRO, o del presidente de esa comisión, Jorge Difonso, del Frente Renovador, pero ninguno de esos votos apareció. Por tanto, el proyecto deberá esperar al menos una semana más en esa comisión para llegar posiblemente al recinto de Diputados el miércoles 28.

Al menos esos son los cálculos que hacen en el seno del Gobierno, en donde se apresuran a cerrar los acuerdos partidarios para que este proyecto no tenga el mismo destino que la frustrada reforma constitucional, el de la reforma educativa o la reforma de la ley 7722.

Saben que no pueden permitirse que la falta de consensos les sume una frustración más.

TE PUEDE INTERESAR: La reforma en la Suprema Corte no tuvo dictamen en la Legislatura y el debate en el recinto deberá esperar

Diputados le pidió a la Corte que presenten un "proyecto superador"

Lo que sí salió de la comisión de LAC este martes es un pedido a la Suprema Corte, para que del máximo tribunal salga un proyecto superador, que pueda sumarse a las discusiones de esa comisión de diputados.

El pedido se formalizó con una nota al presidente del tribunal, Dalmiro Garay, que firman el presidente de la Cámara de Diputados, el radical Andrés Lombardi, y el presidente de esa comisión, el massista Jorge Difonso.

Luego de recibir ese pedido Garay convocó a un pleno de la Corte para este jueves al mediodía, en el que los 7 magistrados deberían discutir propuestas que vengan a mejorar la iniciativa original que propuso Suarez.

Es probable que en ese momento, los jueces filoperonistas, Mario Adaro y Omar Palermo, vuelvan a poner en la mesa algunas de las propuestas que ya contaron en la comisión de LAC. Ellos se manifestaron a favor de que se imponga una colegiatura de jueces entre los que se puedan sortear las causas; aunque sólo restringido a las causas del ámbito contencioso administrativo. Es decir, eliminando toda chance de que eso avance sobre los fueros penal y laboral, y de que se aplique en cualquier causa que llegue al máximo tribunal.

Qué podría cambiar del proyecto original

La propuesta del Gobierno para reformar el funcionamiento de la Corte supone dos problemas clave: la elección de la sala, que hace que hoy se dé el llamado forum shopping por el que los litigantes esperen a que esté de turno tal sala para ingresar sus demandas, y por otro la gran concentración de causas que hay en la Sala II, que entiende en causas de los fueros penal y laboral, y que recibe anualmente 1.200 causas, contra 400 que recibe la Sala I, que resuelve temas civiles, comerciales y de Familia.

Para eso proponen eliminar el sistema de salas y que se sorteen los jueces, incluyendo el presidente de la Corte, Dalmiro Garay, que dirimirán en todas las causas que lleguen y conformarán una colegiatura de jueces. Eso aseguran acelerará y le dará agilidad a la resolución de expedientes que hoy esperan varios meses por la saturación que tiene la Sala II.

Esos serían los pilares del proyecto que el radicalismo no estaría dispuesto a negociar, sí en cambio se mostraron permeables a discutir algunos detalles como son el uso de los recursos, su control y su destino, definir las competencias del administrador general de la Corte y la posibilidad de que para todas las causas de inconstitucionalidad se llame a un pleno del máximo tribunal, es decir que no se resuelva en una sala, sino que lo diriman los 7 jueces.

Además se habría convenido que las causas procesales administrativas se sorteen y que no vayan a una sala u otra de acuerdo al turno que estas tienen distribuidos en el mes, que es lo que genera aquel forum shopping que se pretende modificar.

TE PUEDE INTERESAR: Jueces de la Corte debatieron la reforma judicial y no hubo acuerdo sobre el proyecto

Temas relacionados: