Investigación

Reconstruyeron las últimas horas del periodista mendocino Sebastián Moro en Bolivia

La abogada de la familia dijo que Sebastián Moro fue golpeado en todo su cuerpo y tenía marcas de alambre de púas. Se cumplieron dos años de la muerte del periodista mendocino

Por UNO

Al periodista mendocino Sebastián Moro, quien murió en Bolivia hace dos años, lo golpearon y lo torturaron con un alambre de púas según reconstruyó la abogada Mary Carrasco que acompañó esta semana a la madre y las hermanas del joven quienes viajaron al país del Altiplano y estuvieron en el peritaje realizado en el domicilio en el que vivía Sebastián.

El martes se cumplieron dos años de la muerte del joven Moro en Bolivia. Su fallecimiento se produjo el 16 de noviembre de 2019 mientras Jeanine Añez accedía a la presidencia en lugar de Evo Morales, quien se vio obligado a renunciar por las presiones de las fuerzas armadas en un hecho que fue considerado y denunciado como golpe de Estado.

El Periódico Ahora El Pueblo, de La Paz, publicó que investigadores y fiscales se trasladaron a Sopocachi para el peritaje al domicilio de Moro quien cumplía tareas en una radio, en un medio gráfico y era corresponsal de Página 12.

“Sebastián Moro pierde la vida por golpes en su cuerpo, rostro, cabeza y brazos, pero estas lesiones en las extremidades no son comunes puesto que había marcas de alambre de púas envuelto. En los días que estuvo en la clínica los médicos dijeron que hubo un golpe letal, de varios, que ocasionó el desplazamiento de pulmón”, detalló la abogada.

Añadió que, con esas evidencias, Moro fue víctima de tortura, por lo que ahora se debe establecer quién o quienes son los responsables.

"La policía sospecha que fue torturado en venganza a sus publicaciones periodísticas", agregó la letrada. “Lastimosamente está muy lento el proceso, pero debemos tener paciencia y fuerza para llegar al momento de la verdad para hacer justicia a dos años de su asesinato”, dijo.

El peritaje duró un par de horas y se prevé que haya un informe oficial de los elementos, indicios y evidencias encontrados en la vivienda.

Esta semana, además, dio testimonio Willy Ugarte quien protagonizó la reconstrucción de lo que ocurrió el domingo 10 de noviembre de 2019 cuando fue a averiguar el paradero de Moro a pedido de su madre, y fue quien escuchó las últimas palabras del joven periodista. Willy dijo que sintió miedo durante dos años y ahora brindó detalles de como llegó ese día al lugar, cerca de las 13.30 en La Paz. El testigo reparaba las cosas que necesitara el lugar donde habitaba el periodista, por eso lo conocía la familia y estaba en contacto con ella. En su relato ante los agentes de investigación dio detalles del rescate de Sebastián y dijo que "lo encontré con con muestras de haber sido violentado, moretones, algo así como rasguños por lo que durante las horas previas a su hospitalización, estaba desmejorando hora tras hora hasta su muerte seis días después".

En 2019, Sebastián había sido contratado como corresponsal de Página 12 para informar sobre la etapa preelectoral, las elecciones y las repercusiones de los comicios en Bolivia.

Sus reportes hacían referencia a la denuncia de un presunto fraude electoral impulsado por líderes cívicos y políticos de oposición, pero sobre todo, la posición de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre una presunta irregularidad en el conteo de votos de la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), lo que provocó los conflictos.

Estas publicaciones causaron malestar en los opositores y el régimen golpista y por ello es que habrían ordenado las torturas y su ejecución.

Sebastián no pudo salir del estado de coma producto de las torturas.

Sebastian Moro1.jpg

En Mendoza, Moro se desempeñó en Radio Nacional y fue integrante del colectivo Juicios Mendoza que difunde los procesos judiciales de crímenes de lesa humanidad. Desde el año pasado, un cuadro con su imagen forma parte del espacio Periodistas Mendocinos en la Legislatura.

Temas relacionados: