Desde este jueves, y tomando datos que se expondrán en la audiencia pública y virtual que comenzara a las 9, se irá delineando cuál será el costo del boleto de micro urbano para el 2021 en Mendoza. Según datos que aportaron las empresas, y que analizó el Ente de Movilidad Provincial (EMOP), el costo del kilómetro subió un 38%, y si bien ese porcentaje no se suele trasladar idénticamente al costo del boleto, es un argumento más para sostener un aumento de esa tarifa que está congelada desde el 2019.

"El boleto de Mendoza es el más bajo del país con dos trasbordos", repite una y otra vez el secretario de Servicios Públicos, Natalio Mema, que con la misma insistencia recuerda cómo el Estado subsidia el servicio para que el costo del boleta siga siendo de $18 como es desde 2019.

En la provincia, el sistema de transporte cuesta alrededor de $1.000 millones por mes. De ese costo la provincia subsidia $800 millones, la Nación envía aproximadamente $180 millones y lo que resta debería pagarse con la recaudación del boleto. Sin embargo, en medio de la pandemia la recaudación cayó y a eso se sumaron nuevas gratuidades, ya que se les dio el pasaje gratis al personal de salud público y privado, lo que hizo que se entregaran unas 17.000 tarjetas SUBE gratis.

En enero de este año, el gobernador Rodolfo Suarez decidió congelar la tarifa del transporte urbano, por lo que quedó desactualizada y según sostienen en el Gobierno "no cubre ni el 10% del costo del sistema".

Ahora ese costo del kilómetro recorrido subió en promedio un 38% según el informe que presentaron las empresas y que ratificó el EMOP,. En ese aumento se contemplan tres variables, el aumento de salarios del personal, el mantenimiento de las unidades -que se paga en dólares- y el aumento de combustible.

Ante este panorama, todo hace suponer que el aumento del boleto de micro es indiscutible. Lo que quedará en manos del gobernador Rodolfo Suarez es definir el porcentaje y cómo se podría aplicar.

"Nosotros nos oponemos a un aumento de la tarifa, porque creemos que no es el momento, en medio de la pandemia y la crisis económica que sentimos todos los usuarios y creemos que eso podría evaluarse en marzo, pero sabemos que la recaudación ha caído y el Gobierno no podrá sostener esta tarifa, esperamos que si se da un aumento, al menos se haga de manera escalonada para que no impacte tanto en el bolsillo del usuario", señaló Romina Ríos, titular de la ONG Protectora.

Seguir leyendo