Sergio Massa pasó este martes por San Martín conformándose en el primero que lo hace en franca campaña como precandidato presidencial. Dijo estar armando un frente con “600 intendentes y 11 gobernadores” y, si bien no habló de alianza, confirmó que el lunes tuvo una extensa conversación con Roberto Lavagna.

“Estuvimos tomando mate un rato largo, en Cariló”, sostuvo. Por el contrario, no quiso hablar de Cristina Kirchner. “No sé qué va a hacer y no hablo de supuestos candidatos”, dijo el líder del Frente Renovador.

El intendente Jorge Giménez y su bendecido precandidato para sucederlo, Bartolomé Robles, dejaron en claro que la visita de Massa será tomada como todas las de los precandidatos peronistas que deseen hacer sus propuestas en el departamento.

Y Massa, especialmente en un centro de jubilados de Palmira donde inició su visita, fue interpelado por veteranos militantes peronistas que deseaban saber dónde se para hoy este hombre que comandó el ANSES con Néstor Kirchner, pero que antes había militado las ideas de Álvaro Alsogaray.

“Lo importante es trabajar con los mendocinos en la reconstrucción de este país, que hoy nos duele” “Lo importante es trabajar con los mendocinos en la reconstrucción de este país, que hoy nos duele”

Sergio Massa

Massa sostuvo que “este gobierno ha beneficiado a 10 empresas amigas del presidente y perjudicado a 20 millones de argentinos”. Sin embargo, el auditorio lo interpeló sobre sus ideas, sin olvidar que el ahora precandidato en el Congreso de la Nación votó a favor de casi todos los proyectos y medidas impulsadas por el macrismo.

“Hay que recuperar el patriotismo, el orden, el respeto por la ley”, dijo y aseguró que “el fracaso de este gobierno tiene que ver con la insensibilidad. El macrismo ve números y no personas. Es una gestión gerencial”.

También sostuvo que “el acuerdo que firmó con este gobierno con el FMI es inviable para los argentinos” y luego indicó que “el próximo gobierno va a necesitar un pacto de la Moncloa argentino”.

Sobre Cristina Kirchner dijo que “no sé qué va a hacer. Yo no hablo de los candidatos ni de los supuestos candidatos, porque no sé qué van a hacer. Yo tengo la decisión de pelear por el país en el que creo, tengo la vocación de ser presidente”.

También afirmó que “si me toca liderar, lidero. Si me toca estar en otro lugar, lo asumo con responsabilidad y humildad”.

Por último, afirmó que “en estos 35 años de democracia la dirigencia no supo dar respuesta”.