"No firmar este consenso fiscal, como lo hemos venido haciendo nosotros y la gran mayoría de las provincias del 2017 a la fecha, no sería una buena señal y estaríamos tensando mucho la relación con Nación. Nosotros estamos en medio de una negociación de refinanciación de deuda y queremos que salga bien porque nos va a permitir liberar recursos para el año que viene", argumentó, en diálogo con Radio Nihuil, el flamante ministro de Suarez.

El viernes 24, cuando desde Casa de Gobierno confirmaron que Rodolfo Suarez estaba decidido a firmar el Consenso Fiscal al que adherirían 23 de los 24 mandatarios, argumentaron que si bien estaba decidido a no subir impuestos que era una posibilidad que habilita ese acuerdo, lo haría pensando en la necesidad de Mendoza de refinanciar las deudas que mantiene con dos entes nacionales, como son el Banco Nación y ANSES.

Ahora Fayad precisó en qué radica ese razonamiento de Suarez.

"Se trata de las deudas que tiene Mendoza y casi todas las demás provincias con ANSES, producto del primer Consenso Fiscal, en donde la misma ANSES tomó la iniciativa de refinanciar a las provincias. Y el caso del Fondo de Desarrollo de las Provincias, que es a través del cual la Nación financió a las provincias en pandemia, y con el Banco Nación. En los dos primeros casos la refinanciación es iniciativa de esos entes, y la mayoría de las provincias hemos solicitado esa refinanciación, y con el Banco Nación, nosotros somos los principales clientes del banco, y estamos tramitando una refinanciación directamente con ellos. El consenso no hace ninguna mención específica en relación a los financiamientos, salvo la posibilidad de compensar deuda con algunos financiamientos", detalló Fayad.

El nuevo ministro, que antes de suceder a Lisandro Nieri fue subsecretario de Finanzas, recordó que en el 2017 cuando se firmó el anterior consenso fiscal las provincias recibieron menos dinero por el impuesto al cheque y como respuesta la Nación compensó eso que no recibían y esa compensación, que era una suma fija debía actualizarse por la inflación. "Pero la actualización no fue por la inflación real, con lo cual se generó un desfasaje y entonces ahora Nación se compromete a hacer una devolución de esos fondos", precisó.

Qué pasará con la demanda a Nación por los fondos discrecionales

En uno de los puntos del consenso fiscal 2022 se explicita que las provincias que lo firmen "se comprometen a abstenerse por un período de un año de iniciar procesos judiciales, y suspender por igual término los ya iniciados, relativos al Régimen de Coparticipación Federal de Impuestos".

Eso echaría por tierra aquella demanda contra la Nación por $18.000 millones que Suarez comenzó a estudiar en octubre pasado por el presunto perjuicio que sufrió Mendoza en la distribución de fondos discrecionales.

Al ser consultado por esa posibilidad de descartar o aplazar esa demanda, Fayad deslizó que en el Gobierno analizan ir primero por las vías administrativas, antes de llevar el reclamo a la Justicia.

"La idea es terminar de analizar bien los números y presentar los reclamos administrativos para tratar de conseguir un trato más igualitario, porque lo único que dice el consenso es sobre reclamos judiciales por cuestiones relacionadas con la coparticipación, con lo cual o bien podríamos hacer un reclamo administrativo, o generar reclamos por recursos discrecionales. De todas maneras esto es una abstención por un año", resaltó el funcionario de Suarez abriendo el abanico de posibilidades a las que puede apelar el Gobierno mendocino.

Temas relacionados: