Pollos, helados y cajas navideñas

Explotó la polémica por los regalos de fin de año de los municipios, una práctica común en Mendoza

Se acercan las fiestas y varias comunas preparan "reconocimientos" para sus empleados. Otros municipios directamente darán comida a los vecinos, o juguetes a los niños. Y si bien no falta quien critica esa costumbre, lo cierto es que no tiene visos de terminar.

Lo hacen peronistas y radicales, vale aclararlo. Y esta semana saltó la liebre porque Maipú llamó a licitación para comprar 2.700 pollos congelados y, de postre, otros tantos potes de helado de tres sabores que serán destinados a los empleados del municipio.

La inversión, de casi 5 millones de pesos, encendió las críticas de algunos referentes de Cambia Mendoza, que acusaron no sólo al intendente Matías Stevanato (PJ) sino a todo el peronismo local de llevar adelante prácticas que definieron como "clientelistas".

Así, el senador provincial Valentín González (PRO) cuestionó que -a su criterio- se destinen más fondos a eso que a temas vinculados con la producción, en tanto que su colega María Mercedes Rus (UCR) fue igual o más picante.

María Mercedes Rus.jpg

Desde la comuna maipucina entienden que garantizar que cada empleado tenga su comida de navidad es un acto de conciencia comunitaria. Sobre todo cuando el contexto de la macroeconomía no ha dado tregua durante muchos meses.

►TE PUEDE INTERESAR: Por el daño de las heladas, el intendente de San Martín suspendió sus vendimias distritales

El criterio de otros municipios mendocinos y sus intendentes

La Paz -otro municipio peronista- consiguió que le donen de la Nación 42.660 autitos de juguete. Se trata de mercadería que quedó almacenada en la frontera y que desde la Secretaría General de la Presidencia pusieron a disposición del jefe comunal Fernando Ubieta, que se planteó como meta "llegar a cada niño del departamento" y sumar, como ha ocurrido otros años, otro cargamento de pollos y helado para los habitantes de su comuna.

"La realidad de La Paz no es la misma que en otros departamentos, en los cuales por sus condiciones poblacionales no se podría haber hecho. Tampoco es algo que inventamos ahora, para el Día del Niño también lo hicimos", insistió en su momento el intendente paceño.

¿Y los radicales? A pesar de la indignación que sus representantes destilan en las redes, también ellos se prueban el traje de Reyes Magos cuando se acerca la hora del brindis: el pasado 10 de noviembre podía leerse en el Boletín Oficial de la provincia que la Municipalidad de Tupungato, gobernada por el radical Gustavo Soto, llamaba a licitación para la compra de cajas navideñas por $1.500.000.

cajas navideñas tupungato.jpg

La asignación de recursos estatales está en el eje del debate y es justo que así sea. Con dos condiciones: no ver sólo la paja en el ojo ajeno y tener el mismo criterio cuando, por ejemplo, se destinan 4 millones para un Congreso de la Federación Agraria en Rosario (Santa Fe), como ocurrió en octubre cuando el Ejecutivo provincial firmó el decreto 1.898. También allí se comió bastante, y no era Navidad.

►TE PUEDE INTERESAR: Antes de ir a la Corte, Marcelino Iglesias confirmó que Guaymallén no elegirá Reina de la Vendimia

Temas relacionados: