El intendente de La Paz, Fernando Ubieta, tomó una decisión de gobierno que generó un fuerte impacto en la provincia. Repartió cajas navideñas, un pollo y 3 kilos de helado a todas las familias del departamento. Con muchos apoyando la acción y otros cuestionándola, Ubieta dice que " lo volvería hacer una y mil veces. Y lo voy a seguir haciendo", y remarca que "gasté menos que si hubiera alquilado sillas para un festival y la acción le llegó a cada una de las personas del departamento (unas 4.000 familias)".

-Cuando tomó la decisión, ¿imaginó que iba a generar esta reacción, especialmente en los que la han criticado?

Te puede interesar...

-De esta forma no. Imaginé una reacción así de los sectores más recalcitrantes, de los mismos que argumentan siempre que son acciones populistas. Pero no imaginé la reacción más generalizada de cierta parte de la población, que se ve que no puede ponerse en el lugar de las demás. Pero lo volvería hacer una y mil veces. Y lo voy a seguir haciendo.

Pero, fuera de La Paz, el resto de los mendocinos solo fueron espectadores de la acción de Ubieta. Los protagonistas directos, los vecinos paceños, serán los jueces competentes. Según el intendente, "el 98% de los vecinos de La Paz tiene una felicidad como pocas veces vista en el departamento. Se sintieron apreciados, con esperanzas, con alegría. Mas allá de que hay gente que no le cambia la vida una caja navideña, un pollo y un helado, sabemos que hay un montón de gente que no tiene cómo pasar las fiestas. Eso la gente lo sabe acá en La Paz. Entonces, aquellos que recibieron la caja como un gesto de afecto pero no la necesitaban como ayuda, están muy contentos, no por ellos, sino porque saben que hay otras personas que no tienen nada para la Navidad".

La compra de las cajas navideñas, los pollos y el helado se realizó por licitación pública, "para tener el mejor precio, abaratar costos y poder llegar a todos lados", dice el intendente, a quienes los paceños conocen desde siempre por su apodo, "Pirincho", que heredó de su padre, Ricardo. Y el "llegar a todos lados" incluyó el amplio campo del departamento. "El miércoles estuvimos entregando en Arroyito, El Forzudo, toda esa zona, por los los puestos. Y también por todo el Sur".

Dice que su acción y la posterior polémica "es muy difícil analizarla desde el contexto de la política. Deberíamos sacarla de ese contexto. Cuando se toma una medida de este tipo, se la toma pensando en todos los vecinos, sin distinción política, de credo, raza o religión. Si lo metemos dentro del barro de la política seguramente siempre habrá gente que está contenta, gente que no lo está, gente que dice que soy populista y gente que soy un héroe. Pero este fue un acto sencillo, como hacer un festival al aire libre con artistas pagos. Esto fue darle una alegría a todos los vecinos, gastando mucha menos plata que si hubiera alquilado sillas para un festival, por ejemplo. No me parece algo descabellado lo que hemos hecho. Simplemente es un acto de gobierno, como cualquier otro".

Si de algo sabe Ubieta, es de números. Contador, con una larga carrera bancaria que lo llevó a ser gerente de sucursal del Banco Nación, cuenta que el presupuesto municipal de La Paz 2021 "ya esta en tratamiento en el Concejo Deliberante" y acota que contempla "un endeudamiento, que he pedido por resguardo y que es el mismo que pedí el año pasado y que finalmente no lo utilicé pero, por las dudas, debemos tenerlo, especialmente porque no se sabe lo que ocurrirá con la pandemia".

Además acota que "la deuda flotante se ha pagado casi totalmente (94%), estamos al día con los proveedores, con los sueldos y los aguinaldos. No podemos tirar manteca al techo, pero estamos bien".