La otra crisis

En el inicio de 2024 hubo casi un suicidio por día en Mendoza

Hace tiempo que la tendencia viene en alza y enero siguió esa línea con 26 fallecidos. La mayoría de las víctimas son hombres que se matan en su propio hogar. Y cada vez hay más jóvenes en riesgo

En enero se registraron en Mendoza 26 suicidios. La cifra impacta, aunque los especialistas consultados por Diario UNO no mostraron demasiada sorpresa porque dicen que hace tiempo que la tendencia se consolida.

Un suicidio cada 28 horas, entonces. Eso significa que enero tuvo más de 8 muertos por encima del promedio mensual de suicidios que dejó 2023, cuando fueron 207 los mendocinos que se quitaron la vida, 17,25 por mes.

Es más: el año pasado la autoeliminación fue la primera causa de muerte violenta en la provincia, por encima de los homicidios (61) y los accidentes de tránsito (119). Y el 2024 podría ser peor.

¿Qué hay, pues, detrás de tanta tristeza?

►TE PUEDE INTERESAR: Un empresario fue asesinado por su hermano, quien luego se suicidó

Vivir para contarlo

Según las cifras que maneja el Ministerio de Seguridad de la provincia, de las 207 personas que se suicidaron en Mendoza durante 2023, el 78,3 % eran hombres y el 21,7 % mujeres. No obstante, si uno amplía el foco y revisa las tentativas, son ellas las que encabezan la estadística.

Volviendo a los que sí fallecieron: la abrumadora mayoría decidió matarse en su casa (80,2 %) y el método preferido fue el ahorcamiento (75,4 %), seguido por el uso de arma de fuego (11.6 %).

De todos modos esos guarismos deben tomarse con pinzas porque en el balance citado no se cuenta a quienes tomaron líquidos o pastillas.

En realidad, los suicidas pueden ser muchos más. Para generar mayor conciencia es que a principios de febrero la Legislatura provincial aprobó que todos los 10 de septiembre se conmemore, en sintonía con la Organización Mundial de la Salud, el Día Mundial para la Prevención del Suicidio.

►TE PUEDE INTERESAR: "La sociedad de la nieve": encuentro con el mendocino que conoce como nadie los secretos de la hazaña

Nadie nace suicida

El médico psiquiatra Manuel Vilapriño (52) acaba de asumir como director de Salud Mental de Mendoza y repite que, más allá del clima de época, la inflación y el mambo generalizado que se percibe en las calles, el suicidio no es un tema que pueda tratarse desde una sola perspectiva.

"Las tasas que nos indican trastornos de estados de ánimo y ansiedad se han duplicado e incluso triplicado respecto de 2017 -cuenta el profesional en diálogo con este diario-. En la época de la pandemia, una media del 11,8% de la población mundial estaba en riesgo con relación a los problemas de salud mental, luego en general las cifras empezaron a mejorar. Pero en Argentina no: en vez de bajar, subimos a 12,8%, según estudios de la Universidad de Buenos Aires".

Y aclara: "De todas maneras, recordemos que el suicidio no es una enfermedad, sino la consecuencia de una serie de procesos, algunos de los cuales pueden tener que ver con enfermedades. Y depende de muchas cosas, cruzando lo biológico, lo psicológico y lo ambiental".

O sea que no se nace suicida. Se nace bebé.

Vilapriño cuenta que el suicidio es una especie de camino pavimentado por la soledad. "Nadie se mata de golpe. Hay una etapa en la que la persona se empieza a contactar con la posibilidad de la muerte. Tenés pacientes que lo venían pensando desde hace muchísimo y otros que no tanto. Pero es siempre un proceso que se fue dando en etapas", dice.

Manuel Vilapriño salud mental.jpg
Manuel Vilapriño, nuevo director de Salud Mental de Mendoza.

Manuel Vilapriño, nuevo director de Salud Mental de Mendoza.

-¿Notan un incremento de los suicidios con la crisis económica?

-No necesariamente. En los países del norte de Europa la situación económica es relativamente buena y sin embargo tienen tasas considerables de suicidios. Hay, por supuesto, factores estacionales...en las estaciones con menos luz, por poner un caso, suele registrarse un incremento. Por lo demás, al estar aumentando tanto los precios de los fármacos es probable que veamos un traspaso a la parte pública de un sector de la población que antes se atendía en los privados. Y hay algunas novedades que se están volviendo más visibles.

-¿Por ejemplo?

-Suicidios a edades cada vez más tempranas. Hay chicos de 8 o 9 años que se suicidan, como muchos jóvenes y adultos mayores. La mayor frecuencia la vemos entre los 14 y los 24, pero te diría que los extremos de la vida son los que están sufriendo mayores incrementos.

Vilapriño sugiere que la era de lo efímero y el "éxito" como medida del valor de la existencia -con su caravana digital de winners y losers- también talla.

"No es ni mejor ni peor, pero en los jóvenes hay un individualismo que hace difícil encontrar el sentido de la vida en comunidad", comenta.

Para el especialista, la asistencia del Estado es clave, pero no es lo único que importa. "Si te centrás sólo en eso, siempre vas a correr detrás del problema. Tenemos que favorecer la accesibilidad de la ayuda y los dispositivos de prevención. La mayor justicia en estos asuntos tan sensibles se da cuando quienes acuden al sector público pueden contar con los mismos recursos que en un privado", propone.

►TE PUEDE INTERESAR: El Colegio de Psicólogos pidió revisar el uso judicial de "prácticas ilegales" en salud mental

Los atrincherados

Un tipo que se pone a tomar cerveza el sábado y el domingo por la madrugada, con las penas a flor de piel, empieza a cortarse con los cuchillos de su cocina, ante los gritos de su familia.

Otro que se enteró de que un amigo se acostaba con su esposa y se sube al cartel de un hipermercado, con ánimo de tirarse. O una señora que no ve salida a sus problemas económicos y se baja un frasco entero de tranquilizantes.

Son todas historias reales que sucedieron en la provincia. Algunos de los protagonistas se salvaron, otros no. Casi nadie conoció el trasfondo; fueron esquirlas de vidas de las que se sabe poco y nada.

intentos de suicidio día de la semana.jpg
Intentos de suicidio en Mendoza de acuerdo con el día de la semana, con datos de un seguimiento que se hizo entre el 1 de junio y el 7 de octubre de 2023. Fuente: Ministerio de Salud.

Intentos de suicidio en Mendoza de acuerdo con el día de la semana, con datos de un seguimiento que se hizo entre el 1 de junio y el 7 de octubre de 2023. Fuente: Ministerio de Salud.

intentos de suicidio mendoza.jpg
Intentos de suicidio en Mendoza de acuerdo con los departamentos y según un seguimiento que se hizo entre el 1 de junio y el 7 de octubre de 2023. Fuente: Ministerio de Salud.

Intentos de suicidio en Mendoza de acuerdo con los departamentos y según un seguimiento que se hizo entre el 1 de junio y el 7 de octubre de 2023. Fuente: Ministerio de Salud.

Una fuente de la Policía que tiene roce permanente con los intentos de suicidio calcula que en enero hubo más de 130 "situaciones" de esta clase.

En muchas de ellas tuvieron que intervenir el Grupo Especial de Seguridad (GES) y sus colegas del Grupo de Resolución de Incidentes y Secuestros (GRIS), porque las personas se atrincheraban o tomaban rehenes.

"Nosotros nos manejamos con 3 tipologías. Tenés al suicida autorehén, que hace su acting y te dice 'o me reincorporan al trabajo o me mato'. Ese en realidad no se quiere matar, sino recuperar su empleo. Y son la mayoría", describe.

"El otro es el suicida psicopatológico, que es el más peligroso. En general, quiere autoeliminarse para no seguir sufriendo. Es el que te dice 'no aguanto más al tipo que está en ese rincón de la pieza', y vos mirás y no ves nada. Pero el sí que lo ve. O los que están deprimidos porque no pueden superar un duelo", sigue el consultado.

"Y el tercer tipo es el que llamamos suicide cop; el tipo que acciona contra la Policía para hacer que le disparen ¿Te parece algo lejano? No lo es. Hace poco tuvimos un caso así en Pellegrini y Paso de Los Andes, en Godoy Cruz. Un tipo se atrincheró y provocaba a los efectivos para que le tiraran. Después supimos que tenía un seguro de vida que no cubría el suicidio. Si quería que el dinero quedara para su esposa, ¡tenía que hacer que lo matara un tercero!", apunta la fuente.

Grupo GES (1).jpg
Los miembros de los grupos especiales GES y GRIS tienen cada vez más trabajo en Mendoza. Todos los años salvan decenas -quizá cientos- de vidas.

Los miembros de los grupos especiales GES y GRIS tienen cada vez más trabajo en Mendoza. Todos los años salvan decenas -quizá cientos- de vidas.

-De 10 intervenciones de los grupos especiales, ¿cuántas corresponden a intentos de suicidios?

-Más o menos 7 de cada 10 son crisis suicidas y atrincherados. Los junto porque un atrincherado puede mutar en un potencial suicida. Suele ocurrir. Y cada vez representan una porción mayor del total.

Respecto a la cantidad de intervenciones, la sensación es que estamos subiendo por un cerro que mantiene la pendiente y no llegamos nunca a la cima Respecto a la cantidad de intervenciones, la sensación es que estamos subiendo por un cerro que mantiene la pendiente y no llegamos nunca a la cima

-¿Y están teniendo más intervenciones que en otros años?

-No, pero estamos fijos en un número alto. En la época de esa maratón electoral que fue el 2023 ya veníamos mal. Notamos más enojo, más bronca. La sensación es que estamos subiendo por un cerro que mantiene la pendiente y no llegamos nunca a la cima. Por otro lado, tené en cuenta que el registro no contempla al tipo que se largó al vacío y estuvo dos meses internado antes de morir. De esos hay un montón.

-¿Qué les dicen los atrincherados/suicidas a los negociadores?

-En general, el detonante es la violencia intrafamiliar, la violencia de género o algún problema de salud mental. No te hablan tanto de lo económico, aunque es posible que eso agudice lo otro. El detonante puede ser variado y a veces difícil de comprender.

Ejemplos sobran. Uno de los más conocidos es el del cantante de la banda Flema, Ricky Espinosa. En 2002 estaba jugando con sus amigos a la Playstation en el quinto piso de un monoblock de Avellaneda (provincia de Buenos Aires). Bebían y, entre bromas, el artista prometió que si ganaba una partida se tiraba por la ventana. Ricky ganó el juego, se precipitó desde allá arriba y el punk perdió a una de sus luminarias.

►TE PUEDE INTERESAR: Fuerte operativo por un expenitenciario que estuvo atrincherado en la casa de sus exsuegros

Emboscadas de la felicidad maníaca

"Con un clavo rayaron

el esmalte del alma,

dejaron una mueca

en medio de la boca.

Nunca confundas eso

con una sonrisa"

(Jorge Boccanera).

El Centro Integral Provincial de Atención del Adolescente (CIPAU) recibe aproximadamente 600 consultas por año, dos veces más que antes de la pandemia.

En un intento por contener la ola, desde hace menos de un mes funciona en el CIC de Beltrán (Maipú) un nuevo centro de día que se llama El Faro.

Allí acuden, de lunes a viernes de 9 a 17, menores de entre 14 y 18 años que precisan ayuda, y -según confirmaron desde la institución- "el 90% llega con ideaciones suicidas". Cada día se asoma por ahí un adolescente, acaso dos. O tres. El número crece rápido.

Algunos chicos tienen los brazos tan lastimados que parecen rejillas Algunos chicos tienen los brazos tan lastimados que parecen rejillas

"Las coordenadas de la época tienen un impacto feroz entre los jóvenes", describe Lucas Simó, psicólogo y director de El Faro, en el arranque de la conversación con UNO.

Durante los minutos siguientes, trazará un duro panorama que no aparece en las fotos de Instagram ni los videos de Tiktok.

Simó admite: "Vemos mucho dolor. La mitad de los pibes con los que charlamos se han autolesionado en algún momento. Algunos tienen los brazos tan lastimados que parecen rejillas".

Esos cortes -explica Simó- son un intento de localizar un dolor deslocalizado, impreciso. El corte les permite poner la angustia en alguna parte, para que deje de dolerles todo el universo.

"Estamos en una crisis y viendo las falencias que tuvo la gestión de la pandemia ¿Qué dicen ellos? Nos hablan de una gran soledad, lo que lleva a la errancia, es decir, a no poder contactar con otros para saber adónde voy a construir un proyecto vital, la trama de sentido de mi vida. Es como si absolutamente nada tuviera existencia, incluida la relación con el propio cuerpo", suma el psicólogo.

Sobre ese plafón aparece, asimismo, el consumo de sustancias. "Mientras más sustancias consumen, más aislamiento hay".

-Y los consumos tecnológicos, ¿qué impacto tienen?

-Es frecuente que en las redes se proponga una felicidad maníaca que no tiene nada que ver con la realidad. La aceleración que conllevan los videos breves dificulta la subjetivación, el apropiarse de ideas que sumen sentido a la propia biografía, lo que se conjuga con la caída de los grandes relatos típico de la posmodernidad. Vemos en las primeras entrevistas que los chicos no tienen un vínculo estable con la palabra.

-¿Cómo es eso?

-Una cosa es aprender a hablar y otra es hacer uso efectivo del lenguaje. La lengua que hablan muchas personas es endeble. Y como el lazo con la palabra está afectado, lo que va por delante es el cuerpo, lo que se hace con el cuerpo. El cutting (cortarse) es signo de eso: como retrocede la palabra, el cuerpo toma la delantera. Nosotros decimos que muchos de los pacientes "están siempre en acting".

El faro mural 2.jpg
Un mural que pintaron los chicos de El Faro, en Maipú, donde hay asistencia de lunes a viernes de 9 a 17.

Un mural que pintaron los chicos de El Faro, en Maipú, donde hay asistencia de lunes a viernes de 9 a 17.

La tristeza, la palabra y los algoritmos

En su libro Filterworld. Cómo los Algoritmos Achataron la Cultura, la periodista del New Yorker Kyle Chayka analizó los efectos que tienen las redes en la formación y en la "perspectiva filosófica" de los usuarios.

Chayka afirma que si se les deja a las máquinas la curaduría de lo que vemos y escuchamos -a través de los algoritmos-, los resultados pueden ser desastrosos.

Sucede que las redes interpretan que si uno pasó tiempo mirando algo o lo comentó, es porque le gusta. En consecuencia, mostrarán más de eso, hasta el infinito. Es uno de los factores detrás de la polarización política: se empieza viendo un video semifascista y se termina viendo decenas, cientos, miles.

¿Qué pasa, entonces, si un adolescente ve, en una noche de bajón, un par de contenidos deprimentes? Chayka postula que la plataforma le mostrará más y más material en esa línea, en un loop interminable que no hace más que profundizar la aflicción.

Un grupo de chicas propuso escribir unas 'Instrucciones para quitarse la vida...' Un grupo de chicas propuso escribir unas 'Instrucciones para quitarse la vida...'

En constraste con todo eso, en el centro de día El Faro se apela a los talleres y al cara a cara. Cero algoritmo. El propio Lucas Simó hizo durante cuatro años uno sobre Literatura y Escritura en el CIPAU. Hoy carga con toda esa experiencia y la pone en juego.

El entrevistado recuerda: "Compartíamos textos y ellos me repetían: 'es la primera vez que alguien me lee'. Una vez, estábamos leyendo 'Instrucciones para darle cuerda a un reloj', de Cortázar, y un grupo de chicas propuso escribir 'Instrucciones para quitarse la vida'. Redactaron, se divirtieron, y ninguna de ellas se mató".

centro de día el faro cic maipú.jpg

Suicidio en Mendoza: cómo pedir ayuda

Para pedir ayuda se puede marcar el 148 opción 0. En esa línea gratuita hay profesionales de la Dirección de Salud Mental y Adicciones de la provincia.

También en el 102 hay escucha anónima, confidencial y gratuita por parte de especialistas que están las 24 horas, los 365 días del año.

La Nación también tiene herramientas, como el Centro de Asistencia al Suicida, que contiene a quienes se contactan marcando el 0800 345 1435.

►TE PUEDE INTERESAR: Así funciona el único centro de salud mental para adolescentes de Mendoza

Temas relacionados: