Diario Uno Política encuentro
Acuerdo con el FMI

En el entorno de Suarez hay fastidio por la postergación de la reunión entre Fernández y los gobernadores

El encuentro entre el presidente y los representantes de JxC pasó para la segunda quincena de enero, pero son versiones que circulan y no información oficial. Aún no se confirmó si el mendocino asistirá

El encuentro para tratar el acuerdo con el FMI entre el presidente Alberto Fernández, el ministro de Economía, Martín Guzmán, y los gobernadores y jefes parlamentarios de Juntos por el Cambio -que estaba previsto para la semana próxima- se postergó para la segunda quincena de enero, en medio de un clima enrarecido entre oficialismo y oposición. En Mendoza, la sucesión de cambios ya causa cierto fastidio en el entorno de Rodolfo Suarez, cuya participación no fue confirmada después de que se modificara el cronograma.

"Preocupa la postergación porque es otro titubeo, pero también nos preocupa percibir que el mismo Frente de Todos no tiene una postura unificada ni respecto al cronograma ni respecto a cómo deberíamos negociar con el Fondo", acusó un referente mendocino con llegada al Congreso Nacional.

Aludía a que el hecho de que se haya pospuesto el evento molestó pero no por la postergación en sí, sino porque se interpretó como otro vaivén en medio de aguas que ya están picadas. "Vos tenés que salir a dar una sensación de unidad, de previsibilidad, y eso no lo estamos viendo", criticó la fuente.

"Sí, por ahora está en stand by", contrapuntearon desde Nación respecto a la convocatoria para conversar sobre las tratativas con el Fondo. Primero se dijo que era para el lunes o el martes. Fernández demoró esas definiciones y, finalmente, bajó la expectativa en torno a la posibilidad de que la reunión se lleve a cabo la semana próxima y hasta puso en duda la participación del Presidente junto a Guzmán.

guzmán explicando FMI.png
El Ministro de Economía Martín Guzmán durante la exposición que hizo esta semana. 

El Ministro de Economía Martín Guzmán durante la exposición que hizo esta semana.

El diálogo sigue abierto

"Por lo menos todavía hay puentes", expresó otro referente del JxC que también prefirió el anonimato para no entorpecer el intenso intercambio de mensajes que marcó el pulso de las últimas jornadas.

Y es verdad. El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y el gobernador de Jujuy y líder de la UCR, Gerardo Morales, mantuvieron una conversación en la que acordaron que la reunión "se haga el 17 o 18 de enero, en el Congreso". El referente del Frente de Todos y el gobernador de Juntos por el Cambio buscaron despejar las dudas que sobrevolaron a la cita y garantizar que, pese a la desconfianza entre el Gobierno y la alianza opositora, se lleve a cabo.

Entre los referentes del radicalismo mendocino, esa coordinación basada en telefonazos enciente críticas. Después de todo, el límite reconocido para acercar posiciones con el FMI es marzo, cuando los vencimientos de deuda se complicarán. No falta mucho.

"Si es verdad que quieren acordar, deberían mostrar cierta urgencia. No deja de ser un mensaje que vos reprogrames. No sólo lo ven dentro de la Argentina, sino también los del FMI", insisten algunas figuras locales, palabras más palabras menos.

En la vereda de enfrente, hay peronistas que afirman que las condiciones ya han sido muy conversadas con Kristalina Georgieva y su staff y que -aunque casi nadie lo ha visto- existe un borrador avanzado del acuerdo.

vaquie con Guzman.jpg
En la última reunión, Guzmán explicó cuál es la postura de Nación respecto a las negociaciones con el Fondo. Suarez no fue: envió a su ministro de Economía, Enrique Vaquié.

En la última reunión, Guzmán explicó cuál es la postura de Nación respecto a las negociaciones con el Fondo. Suarez no fue: envió a su ministro de Economía, Enrique Vaquié.

Motivos de la postergación

Una de las razones que habría motivado el cambio de fecha de la reunión habría sido el aislamiento de Massa por el diagnóstico positivo de Covid-19 que recibió su esposa, Malena Galmarini, aunque en la Casa Rosada lo atribuían al malestar con la actitud de los dirigentes nacionales de Juntos por el Cambio.

Los gobernadores de la UCR y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, primero rechazaron la invitación de Guzmán para concurrir junto al resto de los mandatarios provinciales del país al encuentro del miércoles, en el que el ministro expuso sobre la negociación con el FMI.

A esa reunión, Morales y los gobernadores Gustavo Valdés (Corrientes) y Rodolfo Suárez (Mendoza) enviaron representantes, a diferencia de Rodríguez Larreta que decidió mantenerse al margen, lo que dejó claro que dentro de la coalición opositora tampoco existe una postura monolítica.

Finalmente, la Mesa Nacional de la coalición opositora ratificó que sus gobernadores y sus jefes parlamentarios irían a una reunión con Guzmán, pero criticaron la primera exposición del ministro de Economía. En un comunicado, le reclamaron que lleve "más precisiones" al encuentro previsto, y pidieron que cualquier diálogo sobre el tema de la deuda con el FMI pase por el Congreso.

Esto generó tensión con la Casa Rosada y enfureció a los diputados del bloque oficialista que encabeza Máximo Kirchner, quienes salieron al cruce de los dirigentes opositores cuando todavía estaba la posibilidad de que la reunión se hiciera la semana próxima.

Cecilia Moreau, vicepresidenta del bloque oficialista, apuntó contra Rodríguez Larreta en Twitter y expresó: "Lo escucho y no puedo creer lo cínico que es, dice que la solución a la deuda que tomaron con el Fondo debe discutirse en el Congreso. La decisión del endeudamiento histórico al que nos llevaron Macri y Vidal la tomaron solos. No consultaron ni a sus aliados ".

En tanto, el presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara Baja, Carlos Heller, recordó que "durante la Presidencia de Mauricio Macri, se endeudaron con el FMI en 44 mil millones de dólares y se comprometieron a devolver esos préstamos en plazos imposibles" pero "no consultaron al Congreso".

"Ahora, convocados por el Gobierno a una reunión informativa en el camino de ir resolviendo el desastre que dejaron, ponen un pliego de condiciones para asistir. Son dos veces irresponsables: antes, cuando contrajeron la deuda; y ahora, cuando no se involucran en la solución", disparó Heller y sentenció: "Basta de chantaje".

"Todo eso era innecesario -analizó más tarde otra fuente cambiemita- ¿Para qué salieron con los botines de punta? Ya tenían a Morales diciendo que habíamos contraído deuda y que había que asistir a la reunión ¿Qué más querían? En vez de bajar los decibeles, salieron a pegar".

Suarez aún no confirmó si asistirá

Mientras desde Nación se producen las idas y vueltas, fuentes del gobierno mendocino expresaron a lo largo de la semana que "desconocían" si había ganado fuerza la idea de cambiar la fecha de la cita. La sospecha de que el Frente de Todos movería el cónclave para que estuvieran sus principales espadas -Máximo, Massa- levantó, eso sí, cierta bronca.

Hasta el viernes, en Mendoza ignoraban el lugar y la hora en el que se concretaría la reunión. Y estaban enojados, pero decían que Suarez iba a viajar igual. Ahora a esa actitud se suma el dato de la postergación para la segunda quincena, y la incertidumbre sube un puntito más.

"Aún no tenemos info sobre lo que van a hacer", insisten desde los despachos locales. Un runrún indica que Suarez estaría por tomarse unos días. De ser así, sus vacaciones podrían superponerse con la cita en Buenos Aires, y el gobernador tendrá que elegir entre descansar o verle la cara a Alberto. Vaya decisión.

Temas relacionados: