Diario Uno > Política > Mendoza

El preocupante panorama que brinda el coronavirus en Mendoza

El gobernador Rodolfo Suarez se enfrente a un aumento en los contagios de coronavirus y a una presión desde la oposición. A esto se le suma la falta de vacunas y la economía

Con un promedio de 87% de camas de terapia intensivas ocupadas en el Gran Mendoza a raíz de la segunda ola de coronavirus, el panorama parece cada vez más complicado a nivel político y social y todo indica que en los próximos días se deberán tomar decisiones drásticas desde Casa De Gobierno.

Con un personal sanitario muy cansado y que en el último año casi no tuvieron vacaciones. De hecho, ya se las suspendieron, en el Gobierno observan preocupados como los números de contagiados no bajan y hacen que abril pueda ser considerado un mes récord en cantidad de casos. Y eso que aún el invierno no está llegando.

El último informe dado a conocer por el Ministerio de Salud confirma nuevamente que en los jóvenes es donde se está produciendo la mayor cantidad de contagios y que en el sector de mayores de 60 es donde los fallecimientos prevalecen.

El mismo también explica que el 87% de las camas de terapia intensiva están siendo ocupadas en el Gran Mendoza y este número se reduce muy poco si se toma toda la provincia: 85%.

Los números preocupan. Hace un mes la ocupación de camas de terapia intensiva era la mitad de lo que es hoy. El futuro se ve peor. Se espera que la curva de contagios siga en ascenso, según manifestó hace unos días el intendente de Las Heras, Daniel Orozco.

Incluso, la propia ministra de Salud Ana María Nadal, definió como "una explosión de casos" lo ocurrido en abril y que obligó a tomar medidas, como la suspensión de licencias y de cirugías programas.

El ring político

El gobernador Rodolfo Suarez sabe que se jugó mucho esta semana que pasó al no ampliar las restricciones en Mendoza. El miércoles salió a pedir que el gobierno nacional, en caso de dictar nuevas restricciones, fueran para todo el país. Finalmente Alberto Fernández recortó los horarios de comercio, suspendió las clases presenciales y dictó otras medidas pero solamente para el AMBA. Para las provincias, decidió que fueran los gobernadores los que adhirieran.

El propio Suarez se encargó de llamar a los intendentes, tanto del radicalismo como del peronismo. Muchos de ellos le dieron su opinión de esperar un poco más antes de tomar medidas más restrictivas que la que ya rigen en Mendoza. El resultado final fue que la provincia no adhirió y se sugirió a los comercios a abrir a partir de las 10.

Sí se tomaron otras medidas. Varios colectivos del sistema de transporte público ya lucen algunas de sus ventanas atornilladas para que los pasajeros no puedan cerrarlas. Este hecho había provocado varias discusiones en los micros, ya que muchas personas preferían cerrar las ventanillas y no pasar frío, pero al mismo tiempo, no cumplían con los cuidados sanitarios.

Al mismo tiempo, algunos intendentes ya tomaron medidas para bajar la circulación. En Capital, Ulpiano Suarez implementó desde la semana pasada que se vuelva a trabajar siete por siete. General Alvear tomó una medida similar y se espera que otros jefes comunales sigan el mismo camino..

El mismo intendente y su par de Godoy Cruz, Tadeo García Zalazar, tienen previsto reunirse con las cámaras empresariales de sus departamentos para insistir sobre el horario corrido. Pero ahora tienen una carta en su poder.

Si los casos llegasen a seguir en suba y el sistema sanitario entra en crisis, el Gobierno podría acortar más los horarios de bares y restoranes, actualmente cierran a medianoche, y restringir también la circulación de personas.

Actualmente, la circulación de personas no esenciales en Mendoza es hasta las 0.30 pero en AMBA es hasta las 20. Si los casos aumentaran en Mendoza, el gobierno provincial podría ir por una medida similar. En ese caso, los comercios que hagan horario corrido no se verían afectados y a eso apuestan los intendentes.

Los números de terapia intensiva, la cantidad de casos y la positividad son una constante en estudio en Casa de Gobierno, por eso en las próximas semanas se podrían dar nuevas restricciones. Incluso en los próximos días.

Una de ellas podría ser la de salidas por DNI. Esta fue justamente una de las más efectivas en el comienzo de la pandemia, mientras fue acompañada por controles policiales. Incluso, ya fue arrojada sobre la mesa en la última reunión de intendentes dada hace dos semanas en el cuarto piso de Casa de Gobierno.

Pero los números no son los únicos que presionan. Desde la oposición le reclamaron a Suarez que tome medidas y "lo castigaron" por pedir que Fernández tome decisiones para Mendoza y luego no adherir al decreto.

Por ahora, una vuelta a Fase 1 es casi imposible. Las vacunas que han llegado, aunque no sea la cantidad ideal, es una variante que hace diferente el 2020 del 2021, pero también es cierto que el año pasado no se vivió un aumento tan grande de casos en tan poco tiempo y el propio gobernador varias veces ya dijo que no le temblará el pulso decidir un cierre total, aunque sea por pocos días y así descomprimir hospitales y clínicas.

Falta de vacunas en Mendoza

Otro enfrentamiento en la semana entre provincia y Nación fue por la falta de vacunas.

La Jefa de Inmunización de Mendoza, Iris Aguilar, reconoció que el jueves pasado se terminaban las vacunas contra el coronavirus en Mendoza y desde la Nación rápidamente salieron a desmentir esa versión.

Lo cierto es que hasta el último día de la semana eran muy pocas las dosis contra el coronavirus que quedaban en Mendoza. La misma situación se repetía en otros lugares del país.

Igualmente, esta semana está previsto que lleguen más vacunas a la provincia ya que este domingo arribaron más de 800 mil dosis del sistema Covax y entre lunes y martes harían lo mismo alrededor de medio millón de dosis de Sputnik V.

Seguir leyendo