Un abogado, casi desconocido en el ambiente político, fue bendecido por sectores del Partido Justicialista de Mendoza para ocupar un cargo en la Inspección General de Seguridad (IGS). Se trata de Gustavo Sarli, con vínculos en la fuerza de seguridad de Mendoza porque ha asesorado a varios policías en diferentes causas.

Sarli, abogado egresado de la Universidad Nacional del Litoral, viene a ocupar el cargo que quedará vacante cuando se concrete la salida de Norberto Parma, que ya es un hecho.

La Inspección General de Seguridad está a cargo de un Directorio conformado por un Director Presidente, designado por el Poder Ejecutivo Provincial, y un mínimo de dos Directores Vocales, que deberán ser propuestos por la primera y segunda minoría de los partidos políticos de la oposición.

El presidente es Marcelo Fabián Puertas y el primer vocal es Ricardo Batiz. El segundo vocal es Norberto Parma, abogado con peso en el PJ de Las Heras y que había llegado a este cargo de la mano de Guillermo Amstutz.

Después de que Amstutz fuera nombrado en Vialidad Nacional, se entendió que éste ya estaba bien pagado con ese puesto y debía "devolver" el cargo en la IGS.

Hubo algunos nombres girando para cubrir ese lugar pero, el peso de los hermanos Bermejo y del actual intendente maipucino, Matías Stevanato, pero en especial el del ex vicegobernador y actual operador del PJ, Carlos Ciurca, terminaron decidiendo que sea Gustavo Sarli el indicado.

Sarli es casi desconocido dentro del PJ. Sus antecedentes son que, como abogado, ha brindado asistencia legal a varios policías en temas complejos.

De perfil político casi independiente, Gustavo Sarli es un amante del rugby y está estrechamente ligado al Marista Rugby Club.

Si bien parece un cargo menor, no lo es en el ambiente político, especialmente tratándose del área de Seguridad, una cartera siempre sensible.

Seguir leyendo