Según recordó Suarez ante la prensa, esa iniciativa minera cumple con las exigencias de la ley 7722, pero estuvo frenada desde octubre del 2014 por trabas que encontró en la ley de Glaciares.

En aquel momento, los legisladores no avanzaron porque necesitaban tener el inventario de glaciares sobre la cuenca del río Grande. De hecho en entonces ministro de Ambiente de la provincia, Guillermo Elizalde, dijo haber hecho un pedido formal al ministerio de Ambiente de la Nación que realizara los estudios sobre el ambiente glaciar y periglacial de la cuenca del río Grande.

Cerro amarillo.webp
A la hora de argumentar porqué enviará el proyecto de Cerro Amarillo a la Legislatura la próxima semana, el gobernador recalcó que ya se probó que no afecta los glaciares.

A la hora de argumentar porqué enviará el proyecto de Cerro Amarillo a la Legislatura la próxima semana, el gobernador recalcó que ya se probó que no afecta los glaciares.

El alcance del proyecto minero que presentará Suarez

“Hoy este proyecto está fuera de la Ley de Glaciares y no los afecta en nada, por esto va a la Legislatura y son los legisladores quienes deben aprobar todos los estudios para comenzar con la exploración de cobre, dentro de la ley, sin usar ninguna de las sustancias que la ley prohíbe”, insistió Suarez en el sexto congreso nacional de pymes constructoras que se realizó en Maipú.

Casi como dirigiendo el anuncio a los malargüinos, que el martes se manifestaron en la Legislatura pidiendo que se aprobara el proyecto de zonificación que ideó el intendente Juan Manuel Ojeda, y que resaltaron que la reactivación minera dependía de una decisión política, Suarez se encargó de remarcar los beneficios de comenzar con la exploración de Cerro Amarillo.

“Tenemos una gran posibilidad de desarrollo en el Sur que, si lo sumamos a lo que sucede con Hierro Indio y Potasio Río Colorado, porque el potasio es el mineral que más se requiere en el mundo, sobre todo en Brasil y Chile, estamos frente a una gran oportunidad para que desde Malargüe podamos generar mucha riqueza para Mendoza”, proyectó el mandatario.

Por si hiciera falta reforzar las políticas que ha implementado para desarrollar Malargüe, Suarez también recordó que hace días se reunió con el titular de YPF Pablo González, "y confirmamos que comienzan a trabajar en los dos pozos de Vaca Muerta. Es un antes y después en el desarrollo de Mendoza sin dudas", insistió.

De hecho, este miércoles se informó que el Ministerio de Economía y Energía convirtió y extendió el permiso exploratorio que YPF tiene sobre el área CN VII A, porción mendocina de Vaca Muerta, para que pueda dar inicio formal a las tareas de búsqueda de hidrocarburos no convencionales.

► TE PUEDE INTERESAR: El Gobierno pidió cajonear el proyecto minero que quiere Ojeda para Malargüe al menos hasta 2023

La historia cercana de la mina de Cerro Amarillo

Entre 1969 y 1973 la cantera cuprosa de Cerro Amarillo estuvo activa, hasta que el cobre cayó en su cotización internacional y dejó de ser rentable, según se reflejó en las crónicas mineras de aquel momento.

Más tarde, tuvo un freno en el 2014, cuando se dudaba sobre si afectaba la ley de Glaciares, por lo que hubo que esperar a conocer el inventario de esos glaciares para corroborar que Cerro Amarillo no loso afectaba.

Más tarde Cerro Amarillo tuvo un veto técnico-cientítifico porque se consideró la opinión de Ricardo Villalba ex titular del Ianigla e impulsor del censo de glaciares. El científico del Conicet advirtió que la mina de cobre (con mucho potencial ya que tiene un filón del lado chileno muy productivo) estaba en zona periglacial.

Sin embargo, ahora 5 años más tarde de aquel freno legal, en el Gobierno entienden que están dadas las condiciones para enviar el proyecto a la Legislatura y que allí consiga el aval que dé inicio a las tareas de exploración.