Proceso de venta

El director mendocino de IMPSA adelantó que el sostenimiento de los empleados es una condición

Julio Totero, representante de las acciones de Mendoza, aseguró que las fuentes de trabajo en IMPSA son clave y "hay muchas capacidades que no se pueden perder"

En medio del proceso de venta, Julio Totero, director de IMPSA en representación de las acciones de Mendoza, adelantó que una de las condiciones en el traspaso del paquete accionario es la conservación de las más de 700 fuentes de trabajo que da la empresa.

"Es clave y es lo que vamos a defender desde el directorio. Los 700 trabajadores más el entramado industrial preparado porque hay muchas capacidades que no se pueden perder", se explayó.

alfredo cornejo juan pazo impsa.jpg
Alfedo Cornejo y Juan Pazo dieron el primer paso para la capitalización de IMPSA.

Alfedo Cornejo y Juan Pazo dieron el primer paso para la capitalización de IMPSA.

IMPSA en proceso de venta

Cuando asumió Totero como director de IMPSA en representación de Mendoza una de las tareas que le dieron desde el Gobierno (por entonces de Rodolfo Suarez) fue "colaborar para poner a la empresa en valor para que luego pasen las acciones a manos privadas".

Y eso fue lo que se encaró: "La compañía hoy está en marcha, volvió al mercado internacional, se posicionó en el mercado argentino con YPF, con parques fotovoltaicos, con Yaciretá, pero necesita inyección de capital porque le falta liquidez para seguir adelante con sus contratos".

La diferencia con el 2021 - dijo Totero- "es que antes la compañía estaba parada y ahora está en marcha" y con la aparición de interesados en comprar sus acciones "hay una oportunidad para que Mendoza no pierda una empresa tan emblemática".

Respecto del proceso de venta, lo que estiman el Gobierno provincial y nacional es que la oferta formal de ARC Energy se presentará en los próximos 30 días. A partir de ello, "habrá una apertura pública para recibir otras propuestas, si es que existen más interesados en forma efectiva".

arc energy impsa.jpg

Porque grupos interesados hubo pero el único que hizo una propuesta concreta fue éste.

"Esperamos que aparezcan otros inversores en ese proceso y en 60 o 90 días tener una decisión. El FONDEP, que es el accionista mayoritario (la Nación), es el que tendrá la decisión final", afirmó Totero.

La proyección de IMPSA

Los ojos de norteamericanos puestos en IMPSA se deben, entre otros puntos, a la capacidad de la empresa mendocina en fabricar grúas portuarias.

Es que ese negocio hasta ahora lo tenía China pero es sabido que "Estados Unidos no quiere más las grúas portuarias chinas porque los chinos tienen todo el no haut (know how) de los puertos" y entonces es ahí donde "IMPSA puede avanzar muy fuerte y tiene una gran oportunidad", analizó Totero.

"El inversor ve la potencialidad de que a los chinos les cueste entrar a los Estados Unidos cada vez más", confió.

grua impsa.jpg

De hecho, la sociedad anónima mendocina ya tiene vigente un contrato con Estados Unidos para la construcción de dos grúas portuarias. Se trata de un convenio por 48 millones de dólares que quedó firme a mediados del año pasado.

Y una tarea similar -una grúa de astillero- ya está ejecutando para el Ejército argentino en la Base Naval Belgrano.

Temas relacionados: