Análisis y opinión

El "Derribando Mitos Tour" del kirchnerista Lucas Ilardo ya rueda por los departamentos

El senador kirchnerista Lucas Ilardo está de gira para desarmar "los mitos" que favorecen al radicalismo. ¿Y si el peronismo hiciera lo mismo con sus propios mitos?

Lucas Ilardo Suriani dice que es peronista por tradición familiar y kirchnerista por convicción. Le gusta machacar que la política provincial está llena de lo que denomina "mitos mendocinos" que él convoca a desechar por falsos, sobre todo los que se refieren al radicalismo. Para ello ha comenzado a dar "charlas motivadoras" por las comunas, como si fueran el "tour" de un artista.

Le queda muy poco para cumplir los 40 años. Admite que los asados no le salen bien y que no le gusta festejar su propio cumpleaños. Fue novio y esposo de Anabel Fernández Sagasti y es titular del bloque provincial de senadores del PJ-Frente de Todos. Cursó la primaria y la secundaria en colegios católicos. Estudió abogacía.

Fue candidato del camporismo para intendente de Godoy Cruz en 2015 y perdió. El radical Tadeo García Zalazar le sacó ¡50 puntos! de diferencia. Luego el kirchnerismo le abrió puertas y le aseguró puestos "entrables" en las listas legislativas. En la Legislatura se ha hecho un nombre por combatir a Cornejo y a Suarez.

A Ilardo, Alfredo Cornejo lo saca de las casillas. Califica al actual senador nacional de Juntos por el Cambio como "el monarca '' y cuestiona la influencia que el sancarlino mantiene sobre el gobierno de su sucesor, Rodolfo Suarez. De éste último afirma que es "el peor gobernador de la historia del radicalismo de Mendoza".

►TE PUEDE INTERESAR: Cristina predica un catecismo más light y ratifica a Máximo en el papel de duro

Lucas Ilardo vs. los "transparentes"

En el peronismo no cristinista de la Provincia varios lo miran con recelo, como a todo lo que sea kirchnerista o camporista. Pero sus críticos del PJ admiten que tiene cierta pasta como opositor al Gobierno de Cambia Mendoza. Posee tendencia a ser medio fanático en algunos planos. Se jacta de "ser cuervo, maradoniano y bilardista". También fueron de San Lorenzo sus dos abuelos y su padre. Cada vez que puede, saca a relucir que uno de sus nonos fue chofer de Juan Domingo Perón.

Sostiene, como otros kirchneristas de estos lares, que muchos mendocinos han instalado ciertas hipótesis que se deben comenzar a revisar. Actualmente le dedica mucho tiempo a eso. Por ejemplo, hace como que se subleva cuando escucha que los radicales "son transparentes" y que "saben ordenar las cuentas". A su movida de "derribar mitos" que está llevando a cabo por los departamentos la acompaña con el lema "Peronismo Inevitable".

El último mandatario peronista que tuvo Mendoza, Paco Pérez (2011-2015), tenía también la manía de cuestionar la mendocinidad y solía decir que "eso de creer en el mendocinismo tiene mucho de cinismo y poco de mendo". Sin embargo la mendocinidad sigue vivita y coleando y Paco Pérez es el ex gobernador peor conceptuado en esta provincia desde el retorno a la democracia.

Lucas Ilardo elecciones 2023 pj mendocino anabel fernández sagasti.jpg
Elecciones 2023: el

Elecciones 2023: el "Derribando Mitos Tour" del kirchnerista Lucas Ilardo ya rueda por los departamentos.

Tantear el terreno

De Rodolfo Suarez dice que "sólo es rápido para ir a la cama solar y a las sunset", pero "no para entregar remedios a los enfermos de cáncer ni para frenar la inseguridad".

En uno de los "Derribando mitos", realizado hace poco en Maipú, Ilardo dijo que el "ordenado" Suarez "tiene a los pibes de las escuelas sentados en tachos de basura, los médicos se quieren ir de la provincia para cobrar mejores sueldos, y la OSEP está quebrada. ¿Qué lecciones sobre ordenar la gestión nos puede dar", chucea.

Sus "charlas motivadoras" son en realidad parte de su campaña política para instalarse como uno de los posibles precandidatos para el Barrio Cívico en 2023 por el PJ. Está en su derecho como político. El asunto es ver si le dará el pinet.

Le será difícil derribar el mito de que en Mendoza los kirchneristas y los camporistas no generan muchas simpatías. El PJ provincial conducido por la cristinista Anabel Fernández Sagasti no ha ganado ninguna elección, razón por la cual ella ha decidido "ser una más" hasta que a fin de año se elijan nuevas autoridades en el peronismo provincial.

Tanto Sagasti como Ilardo están muy pegados a la figura de Cristina Kirchner y de Máximo Kirchner. Anabel muchísimo más. Ninguno de los dos ha logrado despegarse de la Nación ni presentarse como políticos de Mendoza que defienden a la Provincia. Reiteramos: están en todo su derecho a hacer lo que les plazca. Pero ese mismo derecho es el que defienden los votantes mendocinos a la hora de poner el voto en la urna.

¿Y por casa?

Si Ilardo quiere derribar "mitos mendocinos", vale. Pero no debería perder de vista que los ciudadanos de esta provincia no suelen tener predilección por proyectos políticos cuyas habas se cuecen a mil kilómetros de distancia.

Por lo demás, sería provechoso para enriquecer la cultura política de Mendoza que los políticos peronistas que hoy sueñan con la Gobernación empiecen también a derribar algunos de sus propios mitos.

Por ejemplo el de creer que todo es relato, o el mito de adormilarse en la teoría del pobrismo y del asistencialismo a perpetuidad, o el de no concebir a la economía como una ciencia para poder salir de la pobreza, o el de desconfiar de la actividad privada como generadora de empleo genuino, o el de mofarse del liberalismo como basamento del republicanismo democrático.

Los peronistas de Mendoza deben revisar y actualizar los conceptos de soberanía y justicia social ya quehoy tienen matices diferentes a los del primer peronismo cuando la meta era combatir al capitalismo. Para eso deberían arrancar tirando líneas directrices realistas, inteligentes, innovadoras, acerca de lo que traen para gobernar esta provincia. Y para que dejen marca otra vez. ¿Dónde están los renovadores o los Bordón de estos tiempos?