Crisis en la producción de vidrio

El Central levantó una restricción para que Mendoza importe un millón de botellas de Túnez

El Banco Central modificó la resolución que ponía un tope de 250.000 dólares para pagar importaciones. Urgen esos envases para el vino de esta vendimia

La crisis en la producción del vidrio, que impacta de lleno en el faltante de botellas para la vitivinicultura en Mendoza, podría ser el argumento de una serie de streaming. Es que al trágico capítulo del incendio de la fábrica de Verallia, que acrecentó la crisis, le siguieron varios tires y aflojes entre el Gobierno provincial y la Nación por las trabas a la importación de botellas. Hoy parte de ese entramado parece disolverse porque el Banco Central modificó una restricción y Mendoza podrá avanzar en la compra de un millón de botellas a Túnez.

Se trata de la comunicación "A" 7375 que establecía en "U$S250.000 el saldo disponible para realizar pagos anticipados por importación de bienes", lo que hacía de freno a la importación de un millón de botellas que pretendía hacer el Ministerio de Economía, porque el valor de esa carga ascendía a unos 750.000 dólares. Frente a esa restricción, el ministro de Economía, Enrique Vaquié le pidió al Banco Central que hiciera una excepción para facilitar la importación de esa carga de botellas.

Botellas banco central.jpg

Ahora sin esa restricción, lo que fue confirmado oficialmente por las autoridades del Banco Central a los funcionarios mendocinos, ya se inició el proceso de compra al grupo español Vitineus, al cual pertenece la cristalera Sotuver, de Túnez, que aportaría en una primer momento un millón de botellas, pero que podría producir los 15 millones que pretende adquirir el Gobierno a través del fideicomiso de Mendoza Fiduciaria.

La operatoria se hace a través de ese fideicomiso, y luego cada bodega va pagando la cantidad de botellas que adquiere y con esos pagos se vuelve a hacer otra compra.

"Sin esa restricción Mendoza ya puede avanzar en transferir recursos para pagar la importación. Por eso este martes nos reunimos de manera virtual con representantes de la empresa y de las distintas cámaras vitivinícolas y los mismos bodegueros para que ellos pudieran mostrar los certificados de calidad de las botellas y que los bodegueros pudieran sacarse todas las dudas", confirmó el subsecretario de Industria y Comercio del Ministerio de Economía, Alejandro Zlotolov.

Zanjada esa traba, y habiendo chequeado la calidad de las botellas que se comprarán, todo indica que la primera carga de un millón podría arribar a Mendoza en un mes.

Qué pasará con los impuestos a la importación

Si bien ya se resolvió el freno de la resolución que había impuesto el Banco Central, a los bodegueros mendocinos les sigue preocupando el valor al que tendrán que pagar esas botellas importadas.

Es que por los impuestos de derecho de importación y tasas, se calcula que el precio de la botella que importen será en total un 30% más cara que la que se produce en el país.

Para tratar de abaratar ese costo, desde el Gobierno provincial también pidieron a la Nación bajar esos impuestos, pero ese reclamo aún no recibió respuesta alguna.