La vice contra Alberto

Cristina Kirchner fue invitada a Chaco, donde brindará un discurso que promete agitar la interna

Se anunció que la vicepresidenta hablará sobre "insatisfacción democrática" cuando reciba un doctorado Honoris Causa y la clase política se prepara para vivir un nuevo round con Alberto Fernández, al cierre de una semana plagada de mensajes codificados hacia la Rosada

Por UNO

Cristina Kirchner dará un discurso este viernes en Chaco donde le otorgarán un Doctorado Honoris Causa, y todas las miradas apuntan a un nuevo capítulo de la feroz interna en el gobierno nacional.

Ya desde el título, la ponencia doctoral de la vicepresidenta de la Nación promete ser picante: "Estado, Poder y Sociedad: la insatisfacción democrática" y la clase política se apresta a escuchar nuevas críticas hacia la gestión del Presidente Alberto Fernández, principal blanco del kirchnerismo duro y los referentes políticos de La Cámpora.

El acto fue organizado por la Universidad Nacional del Chaco Austral (Uncaus) y en primera fila estará el gobernador de esa provincia y ex jefe de Gabinete K, Jorge Coqui Capitanich, que en las últimas horas suena fuerte para ser ministro de Economía e incluso candidato a las presidenciales en nombre del kirchnerismo.

Te puede interesar: La expedición a Potrerillos secreto

Cristina Kirchner versus Alberto Fernández

Versiones que llegan desde la Rosada y el ala dura del kirchnerismo coinciden en que Cristina Kirchner cortó el diálogo con Fernández y que optó por "hablarle" a través de mensajes de Twitter y discursos públicos. A excepción del saludo por la paternidad del Jefe de Estado.

alberto fernandez cristina fernandez.jpg
Alberto y Cristina Kirchner.

Alberto y Cristina Kirchner.

Por eso, esta tarde, como ha ocurrido otros viernes, se espera que la senadora nacional apunte contra el Jefe de Estado nacional.

El término "insatisfacción", que es parte del título de la ponencia doctoral de Cristina Kirchner en la Universidad Nacional del Chaco Austral, preanuncia críticas a viva voz, como tantas otras veces.

Como cuando le enrostró a Fernández que se necesitan "funcionarios que funcionen", en alusión directa a la pretensión K de integrar al gabinete a gente de su riñón y desplazar a los albertistas.

O cuando le regaló un libro que trata el dramático escenario social por la brutal hiperinflación en la época de Raúl Alfonsín, que debió dejar el gobierno en manos del peronismo.

Las elecciones de las elecciones y la legitimidad para gobernar son otros de los tópicos esgrimidos por Cristina Kirchner en sus discursos contra Alberto.

Posturas reforzadas por camporistas como El Cuervo Andrés Larroque, entre otros, que esta semana se refirió a la propiedad del Gobierno nacional con una lapidaria "el Gobierno es nuestro", en desmedro de la decisión de los votantes y de la postestad del Presidente para elegir colaboradores, como el ministro Guzmán, blanco móvil apuntado por los K.