Después de los embates económicos que ha generado la pandemia durante 14 meses, ya nadie podría dudar que unos de los sectores más golpeados son la gastronomía y la hotelería. Sin turismo internacional y con el nacional diezmado, mucho más ahora con el confinamiento, ya son innumerables los que bajaron las persianas y con ellos se perdieron en Mendoza 3.000 puestos laborales.

"La situación es más que crítica, acá ya se perdieron 3.000 puestos laborales y la asistencia es urgente. Pero además dependemos de pujas políticas porque los Repro (Programa de Recuperación Productiva) no llegan ni a la mitad de los establecimientos. Nosotros, como lo piden también los empresarios, necesitamos que vuelvan los ATP que cubren el 50% del sueldo de los trabajadores o que se genere un subsidio provincial, que el Gobierno local podría generar con el programa Enlace", precisó Carolina Montivero, secretaria administrativa del gremio de UTGRA, que nuclea a los trabajadores de la hotelería y grastronomía local y que rechazó las restricciones vigentes en un comunicado.

El programa provincial al que alude Montivero es el que promocionó el mismo Suarez en el discurso del 1 de Mayo con el que adelantó que en este segunda etapa el Gobierno aportará el 40% de un salario mínimo vital y móvil a las empresas que incorporen en su planta permanente de empleados a aquellos pasantes que tomaron con el Enlace 1, con la idea de generar 5.000 puestos de trabajo.

El reclamo del gremio es el mismo que hizo días atrás la presidenta de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica y Afines, Beatriz Barbera, y que el mismo gobernador Rodolfo Suarez le pidiera formalmente al presidente Alberto Fernández en la comunicación en la que acordaron aplicar el confinamiento de 9 días en Mendoza como en la Nación.

Es que tanto los empresarios como los gremialistas temen por las repercusiones negativas que pudiera tener una posible extensión del actual confinamiento, que obliga a los gastronómicos a abrir sólo con la modalidad de pase y lleve y que deja a los hoteleros desolados.

"Los empresarios ya les están adelantando a los empleados que no van a pagar estos 9 días que no se trabajaron y nadie sabe a ciencia cierta si esto no se extiende más allá de los 9 días. Si Mendoza decide abrir después del 30 de mayo lo más probable es que no vengan acá los Repro nacionales, por eso es fundamental que regresen los ATP o que aparezca una asistencia provincial", especuló Montivero.

Seguir leyendo