Una batalla ganada. Esa es la sensación que podrá quedarles al gobernador Rodolfo Suarez y al ministro de Economía, Enrique Vaquié cuando este martes finalmente firmaron con el ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, el nuevo régimen de promoción de empleo que se implementará en Mendoza. Es que fue luego de un pataleo provincial, que incluyó una amenaza de demanda judicial en la Corte, que la Nación decidió incluir a Mendoza en el régimen que originalmente era sólo para 10 provincias del Norte.

Según el borrador que llegó a Casa de Gobierno y que se rubricó de forma virtual este martes a las 12, ese régimen supone compensar las cargas patronales que paga cada empleador por cada empleado que toma, pretende generar en la provincia 1.000 nuevos puestos de trabajo en los sectores industrial y agroindustrial. Para eso la Nación asegura Aportes No Reembolsables (ANR) por un total de $225 millones a las empresas que realicen nuevas contrataciones.

Al igual que sucede con las provincias del Norte, el régimen tendrá una duración de 3 años y el monto a otorgar en ARN, con el respaldo del FONDEP, se calculó aplicando al promedio de las contribuciones de las empresas de la región, lo que hace que cada empleador tenga una reducción del 70% para el primer año, un 45% para el segundo y finalmente un 20% para el tercero en las cargas patronales.

Matias Kulfas.jpg
El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas

Si bien el anuncio de la firma de este nuevo régimen de promoción de empleo calmó los agitados ánimos en Mendoza, desde el Gobierno esperan que se le dé un respaldo con una norma legal o un decreto, de manera tal que la medida que no tiene una partida presupuestaria asignada, pueda sostenerse en el tiempo.

Anuncio bajo el brazo para Pymes locales

Además de este nuevo régimen de promoción de empleo, el ministro Kulfas aprovechará la conexión virtual para firmar también la puesta en marcha de una línea de financiamiento por $400 millones que será exclusiva para las Pymes mendocinas que realicen inversiones productivas.

En el adelanto que recibió el Gobierno de Suarez figura que ese financiamiento tendrá una tasa bonificada del 22%, por un plazo de 5 años y un periodo de gracia de 6 meses.

Los créditos estarán disponible del Banco Nación, a partir de una tasa inicial del 24%, pero el FONDEP bonifica 2 puntos porcentuales de esa tasa.

Mediante un desembolso de $200 millones, el Fogar cubrirá el 50% de los créditos y se implementarán según el tamaño de la empresa: 75% para las microempresas, 50% para las pequeñas empresas y el 25% para las medianas.

Además se estipula que el 20% de los créditos deberá destinarse a empresas lideradas por mujeres.

Seguir leyendo