Policiales Viernes, 12 de enero de 2018

Una cocinera del Próvolo que estaba prófuga fue detenida

Noemí Paz fue capturada en su casa de Maipú. Estaba entre los imputados, pero nunca se había presentado.

A pesar del receso judicial en la causa, el caso de los abusos sexuales en el instituto Antonio Próvolo de Luján sigue arrojando novedades. Este jueves se concretó la detención de la única prófuga que figuraba en el expediente, quien por ahora quedará presa. Se trata de una cocinera del colegio que hace meses sabía que iba a ser imputada y nunca se presentó ante la Justicia.

La acusada es Noemí Paz (59). En la mañana del jueves fue arrestada por la policía en su casa de Maipú. Desde allí fue trasladada a la fiscalía, en donde el fiscal Gustavo Stroppiana le comunicó que está imputada como partícipe primaria en abuso sexual agravado, por los hechos que se investigan en la escuela de Luján. En su caso, está sospechada por omisión, es decir, tendría conocimiento de los vejámenes que sufrían los alumnos y no los denunció.

Paz sabía que el aboque de su imputación estaba ya listo, y sólo tenía que presentarse para que se lo informaran de manera formal. Sin embargo, esto no ocurrió y la mujer se mantuvo en calidad de prófuga.

Finalmente fue detenida, y por su proceder se decidió que sea trasladada a la cárcel. Es que los pesquisas entienden que al haber evadido a la Justicia, existe el riesgo de fuga. La sospechosa ayer se abstuvo de declarar.

De esta manera, la cocinera es la quinta persona presa en la cárcel por los abusos a chicos sordos. Ya están en la penitenciaría y acusados como autores de los ataques sexuales, el cura Horacio Corbacho y los ex empleados Jorge Bordón, Armando Gómez y otro hombre que por disposición judicial no puede nombrarse.

Justamente la situación de este último es especial, ya que podría ser declarado inimputable.

Con arresto domiciliario están el sacerdote Nicola Corradi, la monja Kosaka Kumiko y la ex representante legal del instituto, Graciela Pascual.

El resto de los imputados se mantienen en libertad. Entre ellos, la monja Asunción Martínez, una ex directora y otros empleados más que pasaron por la institución. En total, son 15 los sospechosos en la causa.

Se espera que la semana que viene se retome la actividad en cuanto a audiencias y declaraciones en cámara Gesell, ya que la investigación del Próvolo fue autorizada para seguir con las medidas en la segunda parte de la feria judicial de enero.

Uno de los puntos a resolver será la situación del detenido al que podrían declara inimputable. A fines del 2017 la audiencia en el Cuarto Juzgado de Garantías quedó abierta, por lo que se espera una definición sobre esto. Hay peritajes que avalan que el sospechoso no comprendería sus actos. Inclusive, se dice que él también sufrió abusos en el colegio.

Más noticias