El crimen en San Martín de José Fernando Bustos, el hombre de 54 años que murió empalado, continúa siendo un misterio a cinco meses del hecho. El caso no tiene sospechosos identificados y parece haber entrado en un pantano.

El asesinato de Bustos es uno de los once crímenes del 2021 que está sin resolver, es decir, que no tiene ninguna persona imputada. Pero no sólo eso, sino que no hay ningún nombre dando vueltas en la cabeza de los investigadores ni tampoco tienen una pista concreta para apuntar la pesquisa.

José Bustos fue empalado antes de ser asesinado, no le robaron ninguna pertenencia y había sido denunciado en dos ocasiones por abuso sexual a menores. Estas características orientaron la investigación a una venganza como móvil del crimen en San Martín.

En un principio se investigó a 9 sospechosos vinculados a las familias que habían apuntado a José Bustos como el autor de dos abusos –en una causa estaba cerca de ser sobreseído y en otra estaba imputado-. Sin embargo, no se consiguió ninguna prueba que permitiera tener una sospecha firme y esta línea quedó descartada.

Policía Científica logró levantar algunos rastros sobre la ropa del cadáver y hasta se tomaron testimonios de trabajadoras sexuales de la zona, pero nada fue fructífero en el caso que lleva adelante el fiscal departamental Gustavo Jadur.

De todas formas, la hipótesis de la venganza por un abuso sigue siendo la más firme. Una fuente reveló que sospechan que los asesinos pertenezcan a una familia que en lugar de denunciar a José Bustos ante la Justicia decidió actuar con mano propia.

Crimen en San Martín

A las 15 del 11 de agosto pasado, un joven de 30 años halló el cadáver del hombre empalado en el exterior de una casa ubicada en una zona rural de Ingeniero Giagnoni. El testigo se había detenido porque sufrió un desperfecto mecánico en su camioneta y comenzó a buscar un alambra para repararla. Al llegar al lugar vio el cadáver de José Bustos que tenía introducido un palo en su ano y además tenía un brazo desmembrado -se cree que por el accionar de perros cimarrones-.

Los forenses informaron que el hombre murió entre 72 y 96 horas antes del hallazgo del cadáver, es decir, que fue asesinado en el transcurso del sábado 7 y domingo 8 de agosto pasado. Las lesiones que tenía en su zona íntima eran superficiales por lo que se determinó que se resistió al ataque sexual, hasta ser ultimado con un golpe en el cráneo producido con una viga y una puñalada en la zona intercostal.