Mientras parecen venir sorteando con éxito su suerte en el ámbito penal, en la parte administrativa están cada vez más complicados. Cinco efectivos policiales que fueron separados provisoriamente de su cargo tras encontrarse fotos de una fiesta que hicieron con menores en la subcomisaría Lorenz, ubicada en Maipú.

La investigación comenzó en las últimas semanas del año pasado, cuando la madre de dos chicas de 14 y 16 años encontró las imágenes donde se las veía portando armas de fuego, en poses sexuales y rodeadas de al menos cinco efectivos policiales. Las fotos habían sido tomadas en el interior de esa dependencia ubicada en una zona picante de Mendoza –la triple frontera entre Godoy Cruz, Luján de Cuyo y Maipú-.

Seguir leyendo

El caso cayó en las manos de la fiscal de Delitos Sexuales, Virginia Rumbo, quien buscó determinar si había existido algún tipo de agresión sexual en la fiesta. Las adolescentes declararon en cámara Gesell y negaron haber tenido algún tipo de relación con los policías de la subcomisaría Lorenz.

image.png
Las instalaciones de la Inspección General de Seguridad de Mendoza.

Las instalaciones de la Inspección General de Seguridad de Mendoza.

Más allá de que la investigación seguirá en curso, al estar casi descartado un abuso sexual la fiscal decidió remitir copias del expediente para que se abran otras investigaciones. Una de las compulsas fue a parar a la Fiscalía de Delitos Económicos para determinar si se cometió el delito de grooming.

El Código Penal contempla de 6 meses a 4 años de cárcel para el que contacte a un menor de edad por medios tecnológicos con el propósito de cometer algún delito contra la integridad sexual.

Otra compulsa quedó en la Unidad Fiscal Correccional, donde se investigará a los policías por violar el artículo 205, es decir, las medidas dispuestas por la cuarentena ante la pandemia del coronavirus.

En paralelo también avanzó la investigación administrativa en la Inspección General de Seguridad (IGS) donde se decidió sumariar a los cinco uniformados y fueron pasados a disponibilidad –no cumplen funciones, cobran la mitad de su sueldo y se les retuvo el arma reglamentaria-.