(Editado por Raúl Adriazola) Cuando las pistas apuntaban hacia la misma persona en la búsqueda del responsable del crimen del pescadero, que fue encontrado muerto de dos puñaladas el martes en su propio departamento de calle Godoy Cruz al 276 de Capital, el sospechoso, Juan Ignacio Guzmán, apodado el Chino, se presentó este jueves por la tarde en la Comisaría 4°, según fuentes policiales, y confesó la autoría del asesinato. Miguel Grimalta, de 38 años, apodado Morrison, y que trabajaba en la pescadería de su padre, en el Mercado Central, murió el pasado fin de semana como consecuencia de la perforación en uno de sus pulmones, según indicaron desde el Cuerpo Médico Forense.

Desde un principio se descartó que el móvil del asesinato haya sido el robo, y los investigadores manejan el dato de que Grimalta acostumbraba a tener reuniones en el departamento donde era habitual el exceso de alcohol, por lo cual apuestan a la teoría de que la muerte haya ocurrido en el marco de una riña.

Los investigadores obtuvieron más datos luego de las declaraciones de allegados al pescadero, y las sospechas de que el Chino Guzmán, un hombre de 31 años y domiciliado en el barrio SUPE, fuera el autor de la muerte violenta eran cada vez mayores. El personal de la División Homicidios obtuvo finalmente el testimonio de un testigo que señaló a y se disponían a buscarlo para dejarlo detenido en la seccional de la Cuarta Sección, donde funciona la Oficina Fiscal N°13, pero este jueves por la tarde, el Chino se entregó por su cuenta y confesó su delito.

Miguel Grimalta fue encontrado ya sin vida debajo de una mesa, en la tarde del martes por su hermana, quien fue al departamento luego de no saber nada de él desde hacía varios días. Incluso el sábado pasado no fue a su trabajo, en la pescadería Mellino, en el Mercado Central, lo que llamó mucho la atención. Al llegar al inmueble se encontró con el horrendo cuadro del lugar con sangre y un cuchillo en el piso, ya que al parecer las heridas mortales las recibió en una habitación, y desde allí se arrastró por la casa, para terminar debajo de una mesa, en posición fetal, donde murió desangrado por las puñaladas recibidas en la espalda y la axila.

Seguir leyendo