Los cuatro jóvenes imputados por la causa del chico de 16 años golpeado en una fiesta de cumpleaños deberán presentar una fianza para no ir a la cárcel mientras dure el proceso que los investiga. Además, estos rugbiers violentos tienen que cumplir una serie de reglas de conducta que, en caso de no hacerlo, se verán complicados.

Por esto, Garrido deberá presentar una fianza de $500 mil, y de esa manera continuar en libertad mientras avanza la causa.

rugbiers violentos.jpg
Garrido, Muñoz, Bordignon y Biglieri, los rugbiers violentos acusados por el caso del adolescente golpeado.

Garrido, Muñoz, Bordignon y Biglieri, los rugbiers violentos acusados por el caso del adolescente golpeado.

Por otro lado, Ríos imputó a Juan Martín Muñoz, de 20 años, Martín Bordignon, de 18 años, y a Luca Biglieri, de 18 años, por amenazas debido a que después de la golpiza, estos habrían salido en un auto a perseguir a los amigos de la víctima que regresaban a su casa, y hasta habrían intentado subir a uno de ellos a la fuerza al vehículo.

Para estos tres acusados, la fianza que impuso la fiscal es de $250 mil. En los cuatro casos, tienen cinco días hábiles para rendir ese dinero, de lo contrario, quien no cumpla, podría quedar detenido.

Reglas de conducta

Además de la fianza, los imputados deberán cumplir una serie de normas al pie de la letra para no verse más complicados en la investigación.

Estas tienen que ver con fijar un domicilio real donde vivan, y en caso de mudarse, notificar cuál es la nueva dirección. Tampoco pueden hacer viajes que impliquen salir del país, debido a que están sujetos a proceso.

Por otro lado, algo que deben respetar es no acercarse de ninguna manera ni por ningún medio a los menores de edad que fueron víctimas. Es decir, al chico de 16 años que fue golpeado ni a sus amigos que fueron amenazados ya fuera de la fiesta.

Esto implica que tampoco pueden contactarse con ellos por ninguna red social, ya sea Facebook, Instagram, Telegram ni WhatsApp.

Estado de salud de la víctima

Marcelo, papá del adolescente golpeado, aseguró este viernes a Diario UNO que su hijo está muy bien anímicamente, acompañado por su familia y por sus amigos que lo visitan a diario para acompañarlo en esta situación.

A pesar de esto, indicó que está muy molesto debido a los dolores que tiene en su cara, en especial del lado izquierdo que es donde recibió el golpe que lo dejó con ocho fracturas, por lo que está medicado con calmantes y analgésicos.

"No puede masticar bien, tiene media cara insensible, paralizada y esperando ansiosamente la operación", dijo Marcelo, quien estimó que la cirugía podría ser la semana que viene, según como lo vea y decida el médico. La imagen de su hijo ha salido publicada sin su autorización en la mayoría de los medios digitales, se lamentó Marcelo, a lo que sumó que quiere preservarlo y no someterlo a esta exposición luego de lo que ha sufrido.

En cuanto al avance de la causa, manifestó que la fiscal Ríos está haciendo un muy buen trabajo.