Policiales Martes, 25 de septiembre de 2018

Próvolo: el monaguillo condenado a 10 años arriesgaba hasta 50 años de cárcel

El imputado admitió su autoría en 11 acusaciones y, mediante un juicio abreviado, recibió la pena mínima.

La megacausa por los abusos a menores hipoacúsicos en el Instituto Antonio Próvolo de Luján de Cuyo tuvo un día clave este martes. Sorpresivamente, uno de los primeros acusados fue condenado tras aceptar un juicio abreviado en el que recibió la pena mínima que arriesgaba.

Se trata de Jorge Bordón, un hombre de 55 años que era monaguillo en el establecimiento religioso ubicado en calle Boedo, en Chacras de Coria. Recibió una condena a 10 años de prisión. Según detalló uno de sus abogados defensores, Maximiliano Legrand, en un juicio ordinario podría haber recibido hasta 50 años.

Para entender la decisión a la que llegaron el fiscal Gustavo Stroppiana y la defensa hay que detallar que Bordón tenía once hechos imputados contra cinco víctimas. Entre las calificaciones había abuso sexual simple, con acceso carnal, gravemente ultrajante y corrupción de menores -todo agravado por ser las víctimas menores de edad y por ser el encargado de su cuidado-.

Según comentó el abogado Legrand, quien junto a su colega Lautaro Brachetta defienden al ahora condenado, "había muchos hechos que no tenían fundamentos pero otros que en un futuro juicio ordinario sí. Estaba la incertidumbre de que podía resultar culpable o inocente y ante eso el fiscal nos ofreció el mínimo".

Para el letrado era dudoso de que Bordón accediera a un "juicio justo" debido a la opinión pública que rodea al caso Próvolo y que la calidad de discapacitados de las víctimas afectaba la defensa del monaguillo, ya que existían contradicciones en los testimonios pero eran justificados por ese motivo, según explicó Legrand.

"Asesoramos a Bordón y estuvo de acuerdo en aceptar el juicio abreviado. El pronóstico era que no iba a resultar favorable su situación en un proceso normal", agregó.

De esta forma, la primera sentencia de la causa Próvolo quedó firme. Bordón lleva aproximadamente dos años detenido y dentro de tres podrá acceder al beneficio de salidas transitorias.

Ahora los curas Horacio Corbacho (56) y Nicola Corradi (82), y el jardinero Armando Gómez (43) serán las primeras personas que se sienten en el banquillo de acusados en un juicio ordinario.