Dos hombres fueron imputados y atraviesan días claves para encausar la investigación por la brutal golpiza que sufrió Carlos Amieva, el entrenador de voley atacado el sábado pasado en Tunuyán, quien permanece internado en muy grave estado en el Hospital El Carmen.

Diego Sicre (30) y su sobrino Matías Sicre (24), que fueron detenidos horas después del hecho de sangre, fueron imputados este lunes por la fiscal del departamento Eugenia Gómez. La calificación del delito fue de lesiones graves, que prevé de 1 a 6 años de prisión y por lo tanto es un delito excarcelable.

De todas formas, ambos continuarán privados de su libertad, según confirmaron fuentes ligadas a la causa. Es que en las próximas horas se realizarán medidas cruciales para la causa, entre ellas, la declaración de testigos que puedan confirmar o descartar que sean los agresores.

Por otro lado, el próximo miércoles se realizará un rueda de personas con testigos presenciales de la golpiza.

Esto podría arrojar novedades no sólo en cuanto a la autoría de los sospechosos, sino también con respecto a un posible agravamiento de la imputación ya que no se descarta que el delito mute a tentativa de homicidio. En ese caso dejaría de ser un delito excarcelable ya que la escala mínima supera los 3 años de cárcel.

carlos-amieva-01 (1).jpg
Carlos Amieva es un profesor de educación física apasionado por los deportes, en especial el vóleibol y el beach volley. Este sábado a la noche fue agredido por tres individuos tras una discusión de tránsito. Tuvo que ser operado del cráneo, y su estado es delicado. En Tunuyán, sus muchas amistades han organizado una cadena de oración.

Carlos Amieva es un profesor de educación física apasionado por los deportes, en especial el vóleibol y el beach volley. Este sábado a la noche fue agredido por tres individuos tras una discusión de tránsito. Tuvo que ser operado del cráneo, y su estado es delicado. En Tunuyán, sus muchas amistades han organizado una cadena de oración.

carlos amieva.jpg

Golpiza en Tunuyán a Carlos Amieva

En la noche del sábado, cerca de las 23, Carlos Amieva iba junto a su pareja en su auto por calle Hipólito Yrigoyen, a dos cuadras de la calle principal de Tunuyán, donde tuvo una pelea verbal con al menos dos hombres que circulaban en una camioneta detrás de él.

Lo que originó el enojo de los ocupantes de la camioneta habría sido la baja velocidad a la que circulaba Amieva, pero la situación no quedó allí, ya que los hombres se adelantaron y encerraron al también periodista deportivo, lo que provocó un accidente.

En ese momento, Amieva se bajó de su auto para hablar con los hombres, quienes pasaron directamente a las piñas. Lo golpearon tanto que lo dejaron inconsciente y escaparon.

El entrenador sufrió fuertes lesiones en su cabeza al caer al piso y golpear con el asfalto, lo que le provocó una severa inflamación de su cerebro. Primero fue internado el el hospital Scaravelli, pero por la complejidad de su cuadro lo derivaron al Hospital El Carmen, en Godoy Cruz, donde fue operado.

Testigos indicaron que los agresores son familiares y que tienen una finca conocida en la zona. Con esta información, y otros detalles, los investigadores llegaron a detener a dos posibles autores.

Temas relacionados: