"No nos quedó nada, solo las paredes. Se quemó todo adentro y el techo hay que cambiarlo completo", dijo Érica Gómez (25), totalmente desolada. En la madrugada del domingo, cuando la familia no estaba en la vivienda, desconocidos intentaron ingresar para robar pero, al no conseguirlo, incendiaron la casa. El hecho se produjo en el barrio San José, del pueblo de Philipps, en Junín, entre la noche del sábado y la madrugada del domingo, cuando Érica, su marido y sus dos hijos, de 3 y 9 años, habían salido.

"Arrancaron la reja de la ventana de atrás y sacaron un TV por una ventana, que se les cayó y se rompió completamente", contó la mujer.

Te puede interesar...

Los ladrones, al presumir que serían descubiertos, decidieron huir del lugar, pero antes iniciaron un incendio en el interior de la casa.

El fuego, en pocos minutos, consumió gran parte del interior y dañó irremediablemente el resto, antes de que pudiera ser sofocado por los vecinos.

"Perdimos todo: los muebles, la ropa, la heladera,... todo", contó la mujer.

Érica pidió colaboración para poder enfrentar la contingencia ya que "tenemos que cambiar todo el techo y no nos quedó nada adentro" y acotó que "nos han dado algunos colchones, pero no tenemos nada más".

Mientras se investiga el hecho, se organizó una campaña para ayudar a la familia, a la que puede contactarse al teléfono de Érica: 2634324674.

Un pueblo tranquilo

Philipps es un pueblo tranquilo rodeado de fincas, en donde viven unas 800 personas, ubicado a unos 15 kilómetros al este de la ciudad de Junín.

La zona originalmente era conocida como La Jarilla y también como Mundo Nuevo, hasta que se construyó el ramal a Rivadavia del ferrocarril Buenos Aires al Pacífico y se ubicó una estación en la incipiente villa. Esas vías se habilitaron el 26 de Enero de 1908. Unos días antes, el 10 de enero, el representante legal del ramal, Emilio Lamarca, se dirigió al director general en el siguiente tono: “Es urgente fijar los nombres de las estaciones” y una semana después recibió la respuesta que aquella correspondiente a la villa llevaría el nombre de Uriarte.

Sin embargo el 27 de febrero de ese mismo año el propio Lamarca hace notar a sus superiores que el nombre designado “tiene similitud con el nombre Irirte de nuestra línea principal de la División Buenos Aires, lo que dará lugar a confusiones y tropiezos, tanto para la correspondencia como para el giro de las cargas”. Así se modificó el nombre de la estación y se pasó a llamar Philipps.

El nombre del poblado es en honor a un vizconde inglés. John Wynford Philipps, primer vizconde de St. Davids, nacido el 30 de mayo de 1860 y muerto el 28 de marzo de 1938, miembro del directorio del ferrocarril de ese tiempo.