Crimen en Guaymallén

Las escuchas telefónicas de un hombre que estaba detenido sabiendo que el asesino era su hijo

Guillermo Navia (60) estuvo unos días preso por el femicidio de su pareja María Gisela Villafañe (25), pero finalmente fue liberado ya que la investigación apuntó a su hijo, quien terminó condenado a prisión perpetua

Las escuchas son una herramienta vital para los investigadores penales. Las conversaciones que mantienen los sospechosos o sus allegados sin saber que tienen los teléfonos pinchados ayudan a esclarecer varios hechos. El crimen en Guaymallén de María Gisela Villafañe (25), ocurrido hace mas de 3 años, es un claro ejemplo. Los diálogos que se registraron del primer sospechoso de la causa colaboraron para terminar condenado a su hijo, quien fue el verdadero autor del femicidio.

Guillermo Navia (60) fue el primer detenido tras el hallazgo del cadáver de la víctima. El hombre era la pareja de Gisela Villafañe y existían varios antecedentes de violencia de género. De hecho algunos testigos refirieron que escucharon discusiones en el domicilio donde vivía la noche anterior al crimen en Guaymallén.

Estuvo privado de su libertad durante cuatro meses, hasta que la investigación tuvo un giro de 180 grados y apuntó contra su hijo, Humbertito. Este último terminó condenado a prisión perpetua tras un juicio por jurado que se realizó la semana pasada.

► TE PUEDE INTERESAR: Condenaron a la banda que asaltó y mató al venezolano Jean Carlos Sosa en la Cuarta Sección

En ese debate una de las pruebas claves fueron las conversaciones telefónicas que mantuvo Navia padre durante su estadía en el penal. En un diálogo que mantuvo el 2 de julio de ese año con otro de sus hijos, el hombre aseguró que "se va a tener que hacer cargo o entregarse. No sé qué irá a hacer. No sé qué tiene en la cabeza. Yo ya me enteré que es el Humberto, está ahí metido che, qué cagada tengo una bronca".

Embed

Al día siguiente Guillermo Navia habló con su propio hermano a quien le ratificó que "ya sabemos quién ha sido de lo de la Gisela. Ha sido el Humberto. ¡No vas a decir nada vos, eh!".

Embed

Con estas evidencias más otros testimonios que se realizaron en el juicio, doce ciudadanos consideraron que Humbertito Navia fue autor del delito de homicidio agravado por mediar violencia de género.

Humberto Navia.jpg
Humbertito Navia terminó condenado a prisión perpetua por el femicidio de María Gisela Villafañe.

Humbertito Navia terminó condenado a prisión perpetua por el femicidio de María Gisela Villafañe.

Crimen en Guaymallén

El cadáver de Gisela Villafañe fue hallado el 8 de mayo de 2019 en un descampado ubicado en el barrio Sueños Cumplidos. Tenía golpes en distintas partes del cuerpo y hasta le faltaba un pedazo de su rostro, pero un severo traumatismo de cráneo fue lo que le quitó la vida. Incluso le habían arrancado gran parte de su rostro.

El primer detenido por el femicidio fue Guillermo Navia que era la pareja de la víctima fatal. Cayó ese mismo día. Existían antecedentes de violencia de género contra Gisela Villafañe. Sin embargo, terminó desvinculado de la causa al girar la pesquisa hacia su hijo, el Humbertito, y otro joven sospechados de haber abusado y matado a la víctima. El último de ellos quedó sobreseído porque la Fiscalía consideró probado que mantenía relaciones sexuales consentidas con la víctima -también surgió de las escuchas telefónicas-. La tercera hipótesis apuntó a que Humberto Navia mató a la joven porque decía que le sacaba la plata a su padre.