Policiales Miércoles, 28 de febrero de 2018

La supuesta banda narco desbaratada llegó a manejar $50 millones

Entre el valor de la droga y los vehículos usados para el lavado, la organización delictiva montó un negocio millonario.

Dos concesionarias del Gran Mendoza involucradas, 13 detenidos, los secuestros de cocaína y marihuana, armas, 197 municiones, celulares, 97 vehículos, motos, balanzas de precisión, dinero y documentación son parte del resultado del procedimiento más importante en la historia del narcotráfico y narcolavado de Mendoza. La banda que se desbarató llegó a manejar 50 millones de pesos.

El operativo "Manolo", en alusión al nombre de uno de los propietarios de Majul Automotores, se inició en enero de 2017, cuando los policías federales detuvieron a una pareja que tenía en San Rafael un "quiosco" de drogas.

Allí se secuestraron varias dosis de cocaína y empezó una tarea de inteligencia que condujo el juez federal Eduardo Puigdéngolas, que con apoyo de los policías desbarató una organización dedicada a la comercialización y distribución de la droga y al lavado de las ganancias por la venta de estupefacientes.

Después de un año de trabajo intenso en todo el territorio mendocino, con escuchas y tareas de inteligencia se pudo dar con los capos del grupo, los distribuidores y los vendedores. En total se secuestraron 7.800 dosis de cocaína y más de tres kilos de marihuana que provenían de países limítrofes, según dijo el jefe de la Policía Federal, Néstor Roncaglia, que viajó a San Rafael junto con el secretario de Seguridad de la Nación, Eugenio Burzaco, y el ministro de Seguridad de la provincia, Gianni Venier.

Los tres, junto al intendente Emir Félix, dieron detalles del operativo en una conferencia de prensa que se montó frente a la delegación de la Policía Federal en San Rafael.

Roncaglia confirmó: "Los dos jefes de la banda tenían concesionarias en el Gran Mendoza, una es Majul Automotores y la otra Ceppi Automotores". La compra y venta de autos era la forma de lavar el dinero ilegal que provenía de la venta y distribución de los estupefacientes.

Lucha contra el narcotráfico

Burzaco informó: "Son 13 los detenidos en 15 allanamientos que se realizaron en San Rafael, Malargüe y el Gran Mendoza". Ocho de los apresados son sanrafaelinos, uno era el que llevaba la droga desde Mendoza y el resto se dedicaba al narcomenudeo. El funcionario nacional destacó la política del Gobierno de combatir el narcotráfico y felicitó "a los federales y a la ciudadanía que se compromete en denunciar a los vendedores de droga".

También informó: "Esta política se verá complementada con programas nacionales, como Barrios Seguros, que tienen como objetivo alejar a los narcos de cada uno de los barrios, como lo hicimos en otras partes del país".

Es que el operativo nació con una denuncia anónima y que luego avanzó con la primera detención en San Rafael. Tras esto se inició el trabajo que concluyó con la desarticulación de la organización delictiva.

Se sospecha que se trató de un negocio de unos 50 millones pesos entre el valor de la droga secuestrada más la incautación de los 97 vehículos y 16 motos que estaban en las concesionarias .

En este contexto, desde la oficina de prensa de la Policía Federal confirmaron: "Uno de los capos de la banda se resistió a ser detenido, agredió a los policías con un cuchillo y recibió un tiro en la pierna disparado con una escopeta antitumulto".

Lo cierto es que hay arrestados en el norte de la provincia y en San Rafael. Ahora el juez tendrá 10 días para resolver la situación procesal de todos los involucrados.

El ministro de seguridad de Mendoza, Gianni Venier, ponderó la política del Gobierno nacional y señaló: "Estamos en una guerra total contra el narcotráfico, que envenena a nuestro jóvenes".

"No recuerdo un operativo similar en el que se desarticule toda una banda", dijo el funcionario y agregó: "Es uno de los más importantes de la provincia junto con otro que hubo hace varios años en General Alvear".

Las conexiones internacionales de la droga

Para los pesquisas la banda fue desarticulada, según lo mencionó el titular de la delegación local de la Policía Federal, Claudio Bravo, y ahora resta saber quiénes introdujeron la droga en el país.

Las principales sospechas están dirigidas hacia Bolivia y Paraguay, aunque no se descarta alguna conexión con Colombia.

En ese sentido, seguirá la investigación en poder del juez federal local que podría dictar nuevas medidas para que se pueda determinar el origen de la droga.

También surgió durante la investigación que uno de los propietarios de las concesionarias allanadas estaba por incursionar en el negocio inmobiliario con el objetivo de lavar dinero.

Dejanos tu comentario