Policiales Jueves, 13 de septiembre de 2018

La estrategia del barman acusado de violar a una chica en Al Sur

La defensa de Leonardo Medina (31) cree que la víctima nunca estuvo inconsciente y quiere que peritos declaren para echar luz sobre este punto.

El expediente que busca esclarecer un abuso sexual ocurrido hace casi un año en el boliche Al Sur, en Chacras de Coria, está transitando sus últimos pasos de la investigación primaria. Si bien las pruebas de la parte acusatoria ya están producidas, la defensa del único sospechoso solicitó una medida más.

Leonardo Ariel Medina Martínez (31) es un barman que trabajaba en el establecimiento y que está detenido desde fines de diciembre. Para la fiscal, la querella y la defensa está claro que fue él quien tuvo contacto con la víctima.

Así lo demuestran las grabaciones de las cámaras de seguridad del boliche y la primera declaración del imputado, quien admitió haber tenido relaciones sexuales con la chica de 21 años. Sin embargo, la diferencia radica en que para la defensa se trató de sexo consentido y no de una violación.

Según comentó el abogado defensor Juan Roccuzzo, no está probado en el expediente que la joven haya estado incosciente durante el lapso de 20 minutos que estuvo con Medina. "En las cámaras de video se ve que ella lo agarra de la mano por sus propios medios. Luego se la ve salir del boliche caminando sin inconvenientes", detalló el letrado.

Además, agregó que la pericia toxicológica arrojó que la denunciante no tenía rastros de estupefacientes en su cuerpo -una de las hipótesis primarias es que había sido drogada para ser violada-.

Con respecto a las lesiones genitales que el Cuerpo Médico Forense (CMF) constató en la víctima, Roccuzzo consideró que "son compatibles con un abuso sexual en estado de inconsciente, ya que no tiene lesiones defensivas como podría ser en sus piernas o brazo. En base a esto, no está probado que la chica haya estado sin consciencia cuando estuvo con Medina".

Bajo esta estrategia, el abogado solicitó que se cite a declarar a peritos toxicológicos para que indiquen si es compatible que la chica haya estado desvanecida acorde a las imágenes que quedaron registradas en las cámaras de seguridad.

Ahora resta que la fiscal de Delitos Sexuales admita esta nueva prueba o la rechace. En ese último caso, la defensa puede insistir ante el juez Mauricio Juan, quien hace pocas semanas le rechazó una nulidad que había solicitado sobre el examen psicológico de la víctima.

El caso

El sábado 4 de noviembre pasado del año pasado, la joven de 21 años junto a un grupo de amigos y amigas se dirigieron al boliche Al Sur, ubicado sobre Panamericana en Chacras de Coria. Esa noche se realizaba la típica fiesta de apertura de los patios, la cual solía convocar a varios concurrentes.

Según la investigación, la víctima tomó contacto con un chico que le convidó algunos tragos y minutos después se desvaneció. Con pericias se estableció luego que el nivel de alcohol en sangre que tenía era bajo, por lo que sospechan que fue drogada.

Tras buscarla varias horas, sus amigas la encontraron tirada en un sillón con manchas de sangre en su pantalón. El Cuerpo Médico Forense (CMF) constató lesiones compatibles con un acceso carnal.

Dos días después, personal policial acudió al lugar para llevarse las grabaciones de las cámaras de seguridad. Como era demasiado material, dejaron algunos discos descargando la información durante la noche, pero cuando acudieron al otro día habían realizado un boquete y se habían llevado los elementos. Es por esto que se generaron dos expedientes más: uno penal por el robo -ahora acumulado al del abuso- y otro administrativo para determinar el accionar de los uniformados.

Medina fue detenido a fines de diciembre tras un allanamiento en su casa del barrio Paraguay de Guaymallén. Desde entonces, se encuentra privado de su libertad.