Hay pruebas contundentes

Imputaron al adiestrador de perros y le dieron la oportunidad de confesar que plantó las pruebas

Marcos Herrero fue acusado formalmente de falso testimonio, falsa denuncia, usurpación de títulos y encubrimiento en la investigación de la desaparición de Viviana Luna. Hay muchas pruebas en su contra

El adiestrador de perros Marcos Herrero fue acusado formalmente por la Justicia mendocina de plantar pruebas en la búsqueda de Viviana Luna. El hombre seguirá detenido y es posible que se realice un proceso abreviado donde admita su culpabilidad y reciba una pena menor.

Tal como se especulaba, fue acusado por los delitos de falso testimonio, falsa denuncia, usurpación de títulos y encubrimiento. El sospechoso arriesga una pena que va desde los 6 meses hasta los 9 años de prisión.

Como se trata de una calificación que permite una pena en suspenso -la cumple en libertad- y las pruebas en su contra son contundentes, la Fiscalía de Homicidios le ofreció a la defensa la chanche de realizar un juicio abreviado donde el acusado admita su autoría y pacten una sentencia. Así lo adelantó el jefe de esa Unidad Fiscal, Fernando Guzzo.

El magistrado también destacó que si bien Marcos Herrero ha intervenido en una decena de casos de búsqueda a nivel nacional "nadie había hecho este trabajo minucioso sobre la evidencia que fue encontrando".

El sospechoso antes de ser imputado le dijo a la prensa que brindaría su versión, sin embargo tras el acto formal bajó del despacho de la Fiscalía en silencio y no dio respuestas. También guardó silencio cuando el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello le ofreció si quería declarar formalmente en el expediente.

marcos herrero y su perro yatel caso viviana luna 3.jpg

Polémicas pruebas

El 29 de septiembre pasado, Marcos Herrero llegó a Mendoza para buscar a Viviana Luna, una mujer que está desaparecida desde 2016 en la zona de Potrerillos. El hombre fue contratado en forma privada por los hijos de la víctima ya que la Fiscalía no lo aceptó como perito oficial porque no está avalado por el Ministerio de Seguridad de la Nación. Herrero se presentó en un hotel abandonado de Potrerillos que ya había sido inspeccionado por la Justicia local y en menos de media hora encontró partes de un cráneo y de un maxilar y una nota en un hotel que hacía referencia a Viviana Luna, a una red de trata de personas.

La sospecha sobre el accionar del perito privado comenzó a crecer cuando el Laboratorio de Huellas Genéticas determinó que el cráneo y el maxilar hallados en Potrerillos pertenecían a un varón. Ese mismo martes, el fiscal Pirrello se comunicó con personal de un juzgado ubicado en Río Gallegos, donde se investiga la desaparición de Marcela López (61). En esa causa Marcos Herrero encontró restos óseos con características muy similares a lo ocurrido en Mendoza: también estaban quemados, también eran partes de un cráneo y de un maxilar y no pertenecían a la mujer buscada. Ahora, el resultado de la pericia entre ambos huesos puede ser letal para el supuesto adiestrador de perros.

Temas relacionados: