Una serie de informes e intervenciones telefónicas ayudaron a echar un poco de luz en la causa que investiga la desaparición de Abigail Carniel (18), caso que ahora se investiga como un femicidio. Los dos sospechosos y el trasfondo narco que los vincularía al presunto crimen en Las Heras.

Matías Facundo Díaz Verón y Martín Ezequiel Márquez Essgrinieri, más conocidos como Fido y Chupete en la zona de Las Heras, fueron acusados en las últimas horas del jueves por homicidio agravado por mediar violencia de género –femicidio-.

Los hombres habían sido demorados en los rastrillajes que se realizaron el martes pasado en una cancha de fútbol en las inmediaciones del barrio Sargento Cabral, donde fue vista por última vez el 15 de abril pasado. Allí fueron detenidos Fido y Chupete bajo la excusa de que eran los encargados del lugar donde los perros marcaron un rastro de Abigail Carniel.

Lo cierto es que con el pasar de las horas trascendió que Chupete Márquez tenía intervenido su teléfono celular por disposición de la Justicia Federal. En una conversación con una joven que sería su pareja, el hombre parece haber mencionado algo sobre el crimen de la chica de 18 años.

La teoría del fiscal Carlos Torres sostiene que Abigail Carniel habría salido con Chupete esa noche y se quedó con algunos estupefacientes. La propiedad de la droga sería de Fido. Y por esa venganza se cometió el femicidio. Por eso Márquez está imputado como autor material y Díaz como instigador.

Lo cierto es que hasta el momento no hay evidencias científicas sobre el cadáver de la joven de 18 años, por lo que las medidas investigativas se profundizarán en los próximos días, según comentaron fuentes ligadas al caso.

La joven fue vista por última vez el 15 de abril pasado cuando se bajó de un colectivo en el barrio Sargento Cabral de Las Heras. Desde entonces su paradero es un misterio. Incluso se ofreció una recompensa de $200.000 para quien aporte datos concretos al expediente.

Seguir leyendo