Investigación

Encontraron a una mujer muerta, activaron el protocolo por femicidio, pero la causa de muerte fue otra

La víctima tenía 31 años y fue encontrada muerta en su casa de Godoy Cruz por su hija de 13 años. Tenía marcas de golpes en su cuerpo y cara y creyeron que la habían matado, por lo que activaron el protocolo por femicidio, pero la necropsia reveló que no tenía lesiones internas

Una mujer de 31 años fue encontrada muerta en su casa de Godoy Cruz por su hija de 13 años, quien llamó a su abuelo para pedirle ayuda. La Policía e investigadores llegaron al lugar y vieron que la víctima tenía varios golpes en su cuerpo, por lo que creyeron que se trataba de un posible femicidio y activaron los protocolos correspondientes. Dos hombres estaban en la mira, hasta que el adelanto de la necropsia determinó que los golpes no le causaron la muerte.

Se trata de Sabrina Fernández, de 31 años, quien fue hallada muerta al mediodía del lunes en el interior de su casa del barrio Chile, en Godoy Cruz. El padre de la víctima fue alertado de esta situación por su nieta, de 13 años, quien encontró a su madre muerta.

La Policía llegó al lugar y al entrar a la vivienda encontró a la mujer tendida boca arriba en una cama, con marcas de varios golpes en su cuerpo y uno notorio en su pómulo izquierdo. Personal del Servicio de Emergencias Coordinado constató la muerte de Fernández y comenzó la investigación y por los moretones que tenía en su cuerpo, se activó el protocolo por femicidio.

Primero llegó un médico del Cuerpo Médico Forense quien revisó minuciosamente el cuerpo de la mujer, y a simple vista no encontró nada que le pudiese haber provocado la muerte. Luego trabajó Científica también en el cuerpo de Fernández y en la vivienda para encontrar elementos de interés para esclarecer la causa.

camionetas policia mendoza.jpg
La mujer de 31 años fue encontrada muerta por su hija de 13 años en su casa de Godoy Cruz.

La mujer de 31 años fue encontrada muerta por su hija de 13 años en su casa de Godoy Cruz.

La declaración de la hija de la víctima fatal

La nena de 13 años fue quien llegó a la casa y se encontró con el terrible escenario. Les dijo a los policías que su madre tenía problemas con el consumo de drogas. Además, a su manera, describió situaciones de violencia en las relaciones de la mujer.

► TE PUEDE INTERESAR: Accidente fatal en San Martín: murió un motociclista al chocar con un micro en carril Norte

Sostuvo que el martes de la semana pasada fueron a la casa de un hombre, quien vive en el barrio Lihué, en Guaymallén. Esa persona habría golpeado a Fernández en la zona de las costillas. Regresó a su casa y el jueves salió a la casa de otro hombre en Las Heras, de quien también aportó el nombre.

Detalló que compraron muchas bebidas alcohólicas y comenzaron una fiesta que duró hasta el domingo, cuando hubo una pelea entre varias personas, y allí la mujer también habría sido golpeada. Luego de esto, se fue a su casa del barrio Chile, donde fue encontrada sin vida el lunes al mediodía.

Adelanto de necropsia

Debido a los golpes que presentaba en su cuerpo se creyó que había sido víctima de un femicidio, por lo que los dos hombres que fueron nombrados por la nena de 13 años, hija de la víctima, estaban en la mira de los investigadores.

policias policia de mendoza (11).jpeg
En un principio activaron el protocolo por femicidio por los golpes que la mujer tenía en su cuerpo y cara.

En un principio activaron el protocolo por femicidio por los golpes que la mujer tenía en su cuerpo y cara.

Pero el Cuerpo Médico Forense le dio un adelanto de la necropsia al fiscal de Homicidios Carlos Torres, e indicaron que no tenía lesiones internas, por lo cual los golpes no fueron la causa de muerte, y no sería in femicidio.

Si bien todavía faltan los resultados de estudios de laboratorio, se cree que lo que provocó la muerte de Fernández fue una sobredosis de estupefacientes más la ingesta de alcohol.

► TE PUEDE INTERESAR: En un allanamiento en Las Heras encontraron cables y cobre robados a Edemsa y Telefónica

De todas formas, los pesquisas continúan la investigación con el celular de la hija de la víctima, además del análisis de la ropa que llevaba puesta la víctima y otros elementos para determinar las últimas horas de Sabrina Fernández y qué habría consumido.