Un doble crimen en Las Heras ocurrido hace más de un año y medio tiene una investigación cada vez más compleja. Este lunes quedaron totalmente desvinculados del caso dos integrantes de los Canavis, una violenta banda que años atrás supo tener a maltraer a los barrios del norte lasherino. El caso por los asesinatos de Ezequiel Quelo Roldán (22) y Alexis Alejandro Corzo (15) está en fojas cero.

El desenlace de la acusación contra los hermanos Franco (28) y Maximiliano (31) Villalba Quiroga podía verse venir. Es que gradualmente fueron mejorando su situación en la investigación. En mayo del año pasado obtuvieron la prisión domiciliaria, en octubre quedaron en libertad y hoy fueron sobreseídos por la jueza Julieta Espínola.

Seguir leyendo

La medida fue solicitado por el propio fiscal que investiga el doble crimen en Las Heras, Gustavo Pirrello, al quedarse sin una prueba científica para vincular a Cara de Loco y Macaco en el hecho de sangre. A esto se le sumó que los pocos testigos que los complicaron al inicio de la pesquisa se terminaron contradiciendo, algo que suele verse cuando ocurren homicidios entre bandas conflictivas.

En definitiva, a lo largo de este tiempo los jóvenes sólo recibieron reproches penales por violar la cuarentena y por un hecho de violencia de género, dnode recibieron una condena a 9 meses de prisión.

Ezequiel Roldan y Alexis Corzo.jpg
Roldán y Corzo, las víctimas de los asesinatos en Mendoza.

Roldán y Corzo, las víctimas de los asesinatos en Mendoza.

Doble crimen en Las Heras

Quelo Roldán, Alexis Corzo, Rodrigo Damián Cruzate y Maurio Nicolás Aguirre fueron baleados en un ataque armado que se produjo el 18 de noviembre de 2019 en Las Heras. Los dos primeros perdieron la vida. El hecho ocurrió sobre calle Albox, donde viven la mayoría de los Canavis, una banda que hace varios años mantuvo un violento enfrentamiento con otra facción barrial.

Varios miembros de los Canavis han pasado por la cárcel acusado de todo tipo de hechos: desde agresiones armadas hasta causas vinculadas a estupefacientes e incluso por echar a los vecinos de sus casas para establecer kiosquitos de venta de drogas.