El crimen del policía: deudas o el robo, la sospecha de la familia

El cuerpo hallado calcinado y con un disparo en Las Heras es de Ricardo Requelme (31), policía del GRIS.

La investigación por el hallazgo de un cadáver quemado el domingo en El Algarrobal dio un paso importante con la identificación del cuerpo. Se trata de un policía que fue asesinado de un balazo en la cabeza. Su familia desconoce quién pudo haberlo atacado y por qué, aunque no descartan que hay sido asaltado, mientras que los investigadores siguen una hipótesis vinculada a deudas de dinero.

El martes conoció que la víctima de este ataque es el oficial auxiliar Ricardo Daniel Requelme (31), un efectivo que se desempeñaba en el Grupo de Resolución de Incidentes y Secuestros (GRIS). En esta división realizó tareas como chofer y en mantenimiento.

Las sospechas de que podría ser esta persona a quien habían encontrado calcinado el domingo comenzaron el lunes cuando una hermana del uniformado realizó una denuncia de averiguación paradero, ya que hacía un par de días que no tenía comunicación con él. "Nos hablábamos por WhatsApp permanentemente y de un momento a otro no me escribió más", le dijo a Diario UNO Micaela, la hermana del policía, quien hizo la denuncia.

Creen que Requelme andaba el fin de semana por El Algarrobal, Las Heras, ya que habría ido a visitar a otro de sus cuatro hermanos. De lo poco que se podía apreciar en el cuerpo carbonizado, algunas características físicas coincidían con él.

La confirmación llegó luego de que peritos pudieron rescatar material genético en uno de sus pies, y así lograron saber que el hombre asesinado era este oficial. La causa de muerte fue un balazo en la nuca.

El cuerpo fue hallado el domingo al mediodía en un descampado de las inmediaciones de las calles Pedro Pascual Segura y Guaymallén. El crimen se habría cometido horas antes y algunos vecinos de la zona declararon que en la madrugada habían visto una fogata.

"Nosotros no conocemos que tuviera problemas con alguien. Puede haber sido un robo. Lo único que quiero es que se haga justicia y que quien hizo esto se pudra en la cárcel", expresó Nancy Agüero, la madre del efectivo, que llegó de San Rafael al enterarse la noticia.

Los familiares manejaban la información de que le habrían disparado con su arma reglamentaria, aunque los pesquisas tienen el dato de que la pistola de su trabajo se la habían sacado por decisión de la Inspección General de Seguridad (IGS) luego de que su pareja lo denunciara por violencia de género.

Requelme había estado varios años en pareja y tenía una hija de 3 años. Sus allegados cuentan que la relación con su mujer tenía vaivenes y que por momentos estaban juntos y luego se separaban.

La víctima no tenía un domicilio fijo ya que pasaba tiempo con su pareja y en otros momentos era recibido por compañeros de trabajo o sus hermanos.

"Parece una venganza, como que había una bronca por algún motivo. Todavía no sabemos por qué fue así, es muy cruel lo que le hicieron. Esto se tiene que esclarecer, debe haber justicia", aseguró Micaela, la hermana con más relación con la víctima.

"Lo pueden haber asaltado también. Yo sé que él andaba con $7.000, y que cuando lo encontraron le faltaban el celular y las zapatillas", agregó la joven.

Los parientes declararon en la Fiscalía de Homicidios y esperaban que les entregaran el cuerpo para el velatorio.

En cuanto a la investigación del expediente, a cargo de la fiscal Claudia Ríos, los sabuesos tratan de profundizar la información de que el efectivo tenía deudas de dinero (una versión señala que sería por drogas)y que lo podrían haber asesinado en un ajuste de cuentas.

Hasta el momento de la publicación de esta nota, no había sospechosos identificados en el caso.

En esta nota: